Refugees and community activists gather in front of the White House in Washington, Tuesday, June 20, 2017, during a rally in…
Refugiados y activistas comunitarios se reúnen frente a la Casa Blanca en Washington, el martes 20 de junio de 2017, durante una manifestación para conmemorar el Día Mundial del Refugiado.

Frente a las crecientes críticas de sus aliados demócratas, la Casa Blanca ha confirmado que el presidente Joe Biden tiene pensando incrementar el límite históricamente bajo de refugiados de su predecesor de cara al próximo mes, después de que asegurara que inicialmente dejaría el mismo límite que la anterior administración.

El gobierno emitió un comunicado el viernes diciendo que Biden establecería un “límite máximo de refugiados final y aumentado” para el 15 de mayo y que esa cifra serviría para el resto del año fiscal.

A primera hora del viernes, el mandatario estadounidense firmó una orden ejecutiva que mantiene la admisión de refugiados con un límite de 15.000 para el año fiscal de 2021, una cifra que fue establecida por la administración Trump. En su decreto, Biden señaló que el número “sigue estando justificado por preocupaciones humanitarias y, por lo demás, es de interés nacional”.

Sin embargo, Biden también aclaró que si se alcanzaba el límite antes del final del año fiscal, entonces se podría emitir una nueva orden presidencial para elevar el número.

El límite establecido por Donald Trump había provocado una oleada de críticas por parte de prominentes demócratas, como el senador Dick Durbin, el segundo demócrata de mayor rango en el Senado, quien calificó el límite de refugiados de “inaceptable”.

“Al enfrentar la mayor crisis de refugiados de nuestro tiempo, no hay razón para limitar el número a 15.000. Diga que no es así, presidente Joe”, explicó Durbin en un comunicado.

Tras las críticas, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el anuncio original de Biden había sido “objeto de cierta confusión” e indicó que se esperaba que el presidente aumentara el límite de refugiados para el 15 de mayo aunque sin mencionar cuál sería el nuevo límite.

Según la orden que firmó Biden, la administración modificó la asignación de espacios para refugiados.

La orden asignó 7.000 espacios para refugiados de África, 3.000 de América Latina, 1.500 de Europa y Asia Central, 1.500 de Oriente Próximo y Asia del Sur y 1.000 del Este de Asia. Los mil restantes se completarán según sea necesario.

De acuerdo a los datos más recientes, hasta abril de 2021, Estados Unidos ha reasentado a poco más de 2.000 refugiados desde que comenzó el año fiscal actual el 1 de octubre.

El techo de 2021 es dramáticamente más bajo que en 2016, cuando se situó en 85.000.

Matthew Reynolds, representante de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados en Estados Unidos y el Caribe, dijo que su agencia está “animada por el anuncio del aumento planificado, que se formalizará antes del 15 de mayo, en el número de refugiados que tendrán la oportunidad este año de comenzar a reconstruir sus vidas con seguridad y dignidad en Estados Unidos”, comentó en un comunicado emitido el 16 de abril.

Krish O’Mara Vignarajah, presidenta y directora ejecutiva del Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados, indicó antes de la última declaración de Biden del viernes que su organización estaba agradecida por la decisión del presidente de revisar la política de refugiados, pero estaba “profundamente” decepcionada de que la administración dejara en su lugar el bajo límite de admisión de su predecesor.

“Si bien es cierto que la administración Trump dejó la infraestructura de reasentamiento hecha jirones, nos sentimos confiados y capaces de atender a muchas más familias de las que representa esta orden”, comentó Vignarajah en un comunicado.

Biden envió un plan al Congreso, como lo exige la ley, hace dos meses para elevar el límite de refugiados a 62.500. El presidente también quería deshacerse de las restricciones impuestas por el ex presidente Donald Trump que han excluido a un gran número de refugiados, incluidos los que huyen de la guerra. Aunque la acción presidencial no requiere la aprobación del Congreso, los presidentes en el pasado anunciaron un límite de refugiados poco después de la notificación al Congreso.

La administración Biden ha sido fuertemente criticada por no hacer lo mismo.  

Mark Hetfield, presidente y director ejecutivo de HIAS, una organización humanitaria judía internacional que brinda servicios a refugiados y solicitantes de asilo en 16 países, lamentó en un comunicado que Biden había rotos sus “repetidas promesas de aumentar significativamente el límite de admisión de refugiados de este año”.

“La necesidad global de reasentamiento nunca ha sido mayor”, apostilló Hetfield.

Psaki dijo el viernes que Biden no actuó de inmediato porque “nos llevó algún tiempo ver y evaluar cuán ineficaz, o cuán destrozado de alguna manera, se había vuelto el sistema de procesamiento de refugiados, por lo que tuvimos que reconstruir algunos de esos músculos y volver a colocarlo en su lugar”.

[Versión en español de Antoni Belchi]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Voa te explica