Glass Marcano
Marcano fue una de las 12 mujeres escogidas de entre 220 candidatas de todo el mundo para participar en 'La Maestra'. Foto: Cortesía.

CARACAS - Nació en Yaracuy, en la región centro-occidental de Venezuela, pero fue Caracas la ciudad que la vio crecer y la llevó a formarse en el mundo de las orquestas. Su nombre es Glass Marcano, una joven de tan solo 24 años de edad con una pasión inigualable por la música y por su país natal, al que tanto anhela regresar.

Desde los cuatro años Marcano forma parte de “El Sistema”, el célebre programa de formación de jóvenes músicos venezolanos que en la actualidad es dirigido por Gustavo Dudamel.

Luego de varios años en el mundo de las orquestas y de intensa preparación, Marcano decidió que era el momento de participar en algún concurso musical.  En medio de su búsqueda en 2019 encontró “La Maestra”, el primer concurso internacional de dirección orquestal solo para mujeres que se llevaría a cabo en París, Francia.

El camino no fue fácil, dice. Al momento de la inscripción la joven no tenía el dinero requerido (alrededor de 180 dólares), por lo que su sueño se volvió casi imposible en ese instante. 

Así que Glass decidió viajar a su tierra natal Yaracuy y ayudar a su mamá en su puesto de venta de frutas. La idea era obtener un poco de dinero extra. Meses después, sin poder dejar de pensar en el concurso, decidió buscar más ayuda económica entre amigos y familiares para poder completar el costo de la inscripción y así llegar a París. Finalmente lo logró.

Marcano cuenta que su mayor satisfacción, a pesar de no haber ganado el concurso, fue que los venezolanos se sintieran identificados con ella. Foto: Cortesía.

Solo 12 mujeres fueron escogidas de entre 220 candidatas de todo el mundo, entre ellas sobresalía su nombre: la venezolana que nunca había salido de su país y ahora lo representaría en un concurso de talla internacional.

“No podía creer que había sido seleccionada y que iba a viajar. Mi mayor motor fue mi mamá, ella me hizo ver que no importaba lo que pasará en París, que yo solo me encargara de disfrutar cada segundo y por eso durante el viaje siempre tuve presente una sus frases ‘ve hacer lo que tú sabes hacer, que es dirigir’ y eso hice. Me gocé cómo nadie el concurso, un concurso que se convirtió en algo inolvidable en mi vida”, comenta en entrevista con la Voz de América.

Un viaje en plena pandemia

La salida del país de Glass no fue típica debido a las restricciones aéreas por la pandemia del COVID-19. Inicialmente la fecha del concurso era para marzo de 2020, pero debido a la situación se postergó para septiembre. La venezolana viajó ese mes gracias a un vuelo humanitario que se habilitó por esas fechas, en el que pudo ser incluida gracias a la ayuda de la Embajada de Francia en Venezuela, de sus maestros y algunas organizaciones.

“Estar en 'La Maestra' a mí me cambió mucho. Para mí significa un antes y un después, pero tratándose de fortaleza porque me di cuenta que si te puedes enfrentar a grandes cosas, solo tienes que prepararte mucho. Fue un gran reto, puedo decir que fue el reto más grande de mi vida y que esto es solo el inicio de otras grandes cosas. Yo lo veo tan grande que no me imagino el segundo, el tercero, cuarto y el quinto reto que me pondrá la vida”, relata.

Su talento y su batuta le permitieron llevarse el “Premio de la Orquesta” una gran distinción dentro de la competencia que generó que su participación y su nombre quedaran grabados en la memoria de muchos.

Marcano cuenta que su mayor satisfacción, a pesar de no haber ganado el concurso, fue que los venezolanos se sintieran identificados con ella, que sintieran que no representó a un estado, a las mujeres o a una orquesta sino a todo un país.

“Por ahora me mantendré en París, país que me ha dado la oportunidad de seguir estudiando y aprendiendo. El destino quiere que yo esté aquí, estoy segura de que algo más me tiene preparado, extraño a Venezuela y se que ella a mí, pero pronto estaré de regreso”, concluye la joven.