Parishioners attend a drive-in Sunday Mass set up by Father Jonathan Gonzalez to circumvent the regulations that prevent…
Feligreses asisten a una misa dominical desde el estacionamiento del la iglesia "Nuestra Señora de Coromoto" en Caracas, Venezuela. Octubre 25, 2020. Foto: AP.

CARACAS - Representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz del país se reunieron este lunes para hablar sobre las orientaciones de la celebración de la Semana Santa, en medio de la pandemia del coronavirus, por segundo año.

Un comunicado de la CEV publicado tras la reunión, la iglesia católica venezolana insistió en las medidas de bioseguridad en las parroquias y espacios pastorales.

Además, da cuenta de una celebración “siguiendo las medidas de bioseguridad y manteniendo un aforo del 50%, junto con la difusión de las actividades a través de las redes sociales”.

El coronavirus interrumpió todos los aspectos del día a día, incluso el religioso para los prácticamente de todos los credos. Pero para los cristianos cayó en una época especial: la celebración de la muerte y resurrección de Jesucristo.
Una Semana Santa venezolana a distancia y en cuarentena
Desde los balcones y las puertas de la casa, por televisión, o incluso a través de internet. Los fieles venezolanos tratan de honrar sus tradiciones en medio de la pandemia de la COVID-19.

“Reiteramos todo el apoyo a las autoridades eclesiásticas, de manera que continuemos actuando en forma coordinada, en especial durante la Semana Santa”, indicó la ministra para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, en su cuenta de Twitter.

Meléndez, además de reiterar las medidas comentadas en el texto de la conferencia, en otra publicación agradece la receptividad de la CEV y asegura que: “nos une especialmente la responsabilidad de preservar la salud del pueblo de fe”.

Luego de meses de cierre, el gobierno venezolano autorizó a finales del año pasado que iglesias y templos de Venezuela volvieran abrir, con ciertas medidas.

El país está bajo una fórmula ideada por el gobierno conocida como “7+7”, que consta de una semana de cuarentena y otra de flexibilización. Semana Santa, desde el lunes 29 de marzo al domingo 4 de abril, sería de flexibilización.

Venezuela registra oficialmente más de 145.000 casos positivos y unos 1.437 fallecidos por el virus. A inicios de este mes, el gobierno reportó unos primeros casos de la variante brasileña en el país y hasta el momento suman 56.