Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

“Cuanto más duras las sanciones, mejor”: ucranianos en el exterior piden más presión contra Rusia


ARCHIVO - Soldado ucraniano sube al mástil de la bandera en la base A2904 en la ciudad de Crimea de Bakhchisaray,.
ARCHIVO - Soldado ucraniano sube al mástil de la bandera en la base A2904 en la ciudad de Crimea de Bakhchisaray,.

Migrantes ucranianos hablaron con la Voz de América sobre la situación que atraviesa su país natal. Aunque sus historias de vida son diferentes, coinciden en que hace falta más apoyo por parte de la comunidad internacional.

La ucraniana Helen Shutko llegó a España por amor. Tras conocer en Londres a un español, se mudó con él a Badalona, en las afueras de Barcelona, hace cinco años. A más de 3.000 kilómetros de su Kiev natal, vive con preocupación la guerra que atraviesa su país.

“Los primeros días fueron súper duros, porque mis padres vivían alrededor de Kiev, y allí había batallas bastante intensas. Lo he vivido muy mal. Siempre estaba llamándoles, por la noche, sobre todo. También miraba las noticias para saber dónde estaban bombardeando, la verdad que fue bastante duro”, explicó a la Voz de América.

Ahora, sin embargo, aunque sigue angustiada por la devastación que está sufriendo Ucrania, asegura estar “más tranquila”, ya que pudo traer a su madre y a su hermana a España.

“Mis padres no querían dejar [Ucrania] y decían que querían quedarse hasta el final. Además, salir era un problema, había riesgo, los rusos paraban los coches y mataban a gente. Pero encontraron un día más tranquilo, y dejaron la casa. Mi madre y mi hermana vinieron a Badalona, y mi padre tiene menos de 60 años y se tenía que quedar allí”.

"Cuanto más duras las sanciones, mejor"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

Helen explica que su madre y su hermana ya conocían España, así que el hecho de trasladarse al país ibérico no fue un shock cultural tan grande como podría serlo para los que lo visitan por primera vez. Dice que su hermana, que se encuentra en la adolescencia, está estudiando a distancia, y ya tenía planeado venir a España a formarse tras acabar el instituto. Su madre, por otro lado, está aprendiendo español y le ayuda a cuidar a su hija recién nacida. Aunque comenta que ambas “se encuentran muy bien en Badalona, quieren regresar a casa con su país y su gente”.

Desde que empezó la invasión rusa, el pasado 24 de febrero, países y organizaciones como Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto diversas tandas de sanciones a Rusia y han intensificado su apoyo a Ucrania mediante ayuda económica y militar. Sin embargo, la joven explica que “hace falta más presión” por parte de la comunidad internacional.

“El efecto de las sanciones lo puedes ver en un período, y la gente muere cada minuto. Mientras hablamos ahora, hay ucranianos que están muriendo (…) Cuanto más duras las sanciones, mejor”, dijo.

Para colaborar con sus compatriotas, Helen se desempeña como traductora voluntaria en una asociación que apoya a los niños ucranianos con cáncer que vienen a España a seguir con su tratamiento.

“Tenemos que hacer todo lo posible desde aquí”

“También somos ucranianos, tenemos que hacer todo lo posible desde aquí”, dijo Antón Sniatovskyi, originario de Ternópil y quien llegó a Barcelona en 2017 para estudiar.

El joven es uno de los miembros más activos de la diáspora ucraniana. Con el objetivo de dar visibilidad al conflicto y recaudar fondos para los afectados por la guerra, ha organizado varias manifestaciones y eventos como ventas de flores y de objetos ucranianos.

“Para que nos apoyen, nos ayuden, nos vean y nos escuchen, para que esto no pase más en ningún país”, dijo.

“Tenemos que hacer todo lo posible desde aquí”
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:32 0:00

Igual que muchos de sus compatriotas residentes en el exterior, Antón tiene a toda su familia en Ucrania, algo que le causa una “gran preocupación”, dice. A su madre le gustaría venir a Barcelona y empezar de cero, pero tiene que quedarse para cuidar a sus abuelos, quienes, a causa de la edad, ya no pueden recorrer tantos kilómetros, explica.

“Mi madre dice: 'Yo no voy a dejar ni a mis padres, ni a mis pisos, ni a mi familia allí, yo voy a quedarme para pelear y para hacer lo que pueda'. También está de voluntaria”, comenta.

“Necesitamos muchas más armas, apoyo y dinero para parar eso. También muchas más sanciones. Todo lo que podamos hacer para parar a Rusia y a Putin, hay que hacerlo entre todos. No es solo una guerra de Ucrania y Rusia”, concluye.

“Quiero regresar a Ucrania”:

Olesia Vergel es amiga de Sniatovskyi y también muy activa dentro de la comunidad ucraniana. Originiaria de Kiev, también llegó a España para estudiar. Tras enamorarse del país y de su cultura, decidió quedarse de manera indefinida después de terminar la carrera. Ahora, sin embargo, a causa de la situación que atraviesa Ucrania, tiene claro que quiere regresar.

“Me encanta Barcelona, me encanta vivir aquí, todo me gusta, pero me he entendido a mí misma como ucraniana, al punto que me considero una patriota y quiero reconstruir mi país (…) En el momento que en Ucrania esté pacífico, seguro que voy a regresar, porque amo mucho a mi nación”, explica la joven.

Según datos de Naciones Unidas, alrededor de 30,000 ucranianos regresan a su país a diario. Vergel explica que este fue el caso de su hermana y su madre, quienes sufrieron un gran shock cultural al llegar a España.

“El primer día que [mi madre] vino, dijo: ‘Quiero regresar, no quiero quedarme aquí’”, comenta.

"Quiero regresar a Ucrania"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:17 0:00

Después de residir en Barcelona por un mes, decidieron volver a Ucrania para estar con su hermano mayor, quien está completando sus estudios superiores en la nación eslava.

“Muchos ucranianos que vienen aquí están muy agradecidos por la ayuda. Es raro para ellos no escuchar sonidos fuertes todo el rato, bombardeos, ni nada de eso. Pero quieren regresar, y muchos no regresan por ninguna razón en concreto, sino porque echan de menos a Ucrania”, dice Vergel.

“Quiero que todos entiendan que estamos agradecidos por la ayuda que estamos recibiendo, quiero que cada persona, aunque esté en un lugar o ciudad pacífica, entienda que hay una guerra. No sólo es el problema de Ucrania, en este punto es un problema del mundo entero. La historia del mundo se está desarrollando en nuestro territorio ahora mismo”, concluyó.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTubey activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG