Enlaces para accesibilidad

Bolsonaro da marcha atrás y anuncia un comité de emergencia contra el COVID-19


El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, hace un gesto en medio del anuncio de medidas para apoyar a los hospitales filantrópicos el jueves 25 de marzo de 2021.

El plan de vacunación intensiva que propone el presidente puede tener efectos a muy poca velocidad, aseguran los expertos.

Tras un año de reticencia a aceptar la mortalidad del COVID-19, y ante la muerte de 3.251 brasileños en un solo día, el presidente Jair Bolsonaro anunció la creación de un comité para enfrentar la pandemia en un gesto de inusual coordinación nacional para tratar de acelerar la vacunación.

“La vida en primer lugar. Resolvimos que se creara una comisión conjunta con gobernadores, así como con el presidente del Senado Federal”, informó el mandatario.

Brasil registra ya desde marzo del año pasado 12 millones de contagios y ha superado las 300.000 muertes por coronavirus.

La variante P.1, una de las más mortales de las del virus, fue detectada por primera vez en Brasil y ya se ha extendido a más de 20 países.

Sin embargo, los expertos consideran que aunque ninguna medida está demás, la nación sudamericana va a sufrir la desidia gubernamental después de haber visto pasar cuatro ministros de salud por el gabinete.

“La situación es caótica, y está al borde del colapso. Es respuesta a las variantes [de coronavirus], a la no armonía que hay entre el Estado y la ciencia, entre el gobierno local, el gobierno regional y el central”, señaló Carlos Eduardo Pérez, infectólogo de la Universidad Nacional de Colombia.

Pérez también atribuye la situación a “la falta de compromiso político, al no hacer caso a las ciencias”.

Sobre la postura de Bolsonaro, quien contrajo el virus el año pasado, pero criticó duramente los esfuerzos de los gobiernos locales y los señalamientos de la prensa, siguen recayendo reproches.

El profesor y médico de Cardiología de la Universidad Johns Hopkins, Oscar Cingolani, así lo apunta en declaraciones para AFP.

“Brasil ha negado la pandemia y las medidas de confinamiento social y el uso de barbijos hace mucho tiempo”, indica Cingolani, al tiempo que se muestra escéptico.

“Cualquier medida que se tome ahora se van a ver de acá a semanas o meses. Cualquier propuesta que incentive el aumento de la vacunación es suficiente, pero esto tiene que ir acompañado de una logística y una estrategia mucho mayor”, concluye el profesor.

Ante el incremento de los casos positivos y muertes por Covid-19, los países que comparten frontera con Brasil como Uruguay, Argentina, Colombia, Bolivia y Perú, entre otros buscan endurecer las medidas de control para evitar que en sus naciones continúe la propagación del virus.

* Con información videográfica de AFP.

XS
SM
MD
LG