Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Apuntes de reportera: secuelas de la invasión a Borodyanka, en Ucrania


Las tropas ucranianas patrullan Borodyanka, Ucrania, días después de recuperar la ciudad de manos de los soldados rusos, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]
Las tropas ucranianas patrullan Borodyanka, Ucrania, días después de recuperar la ciudad de manos de los soldados rusos, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]

Ucranianos en zonas por donde pasaron los soldados rusos creen que regresarán y será peor que la primera vez.

El camino a Borodyanka está plagado de señales de una batalla que terminó abruptamente. Una carpa vacía. Municiones desechadas y sin usar. Un cerdo muerto.

Un experto en seguridad nos dice que todo lo que se movió probablemente fue baleado.

Dentro del pueblo, la devastación es colosal. Vidrios rotos y montones de escombros rodean una fila de edificios de apartamentos, la mayoría de los cuales están carbonizados y colapsando. Hasta 200 personas pueden haber muerto en estos ataques de artillería, dicen las autoridades.

Algunos residentes pasan en bicicleta por bloques de apartamentos destruidos en Borodyanka, Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]
Algunos residentes pasan en bicicleta por bloques de apartamentos destruidos en Borodyanka, Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]

Cuando empieza a llover, unos cuantos jóvenes entran y salen de uno de los pocos edificios que quedan en pie en la manzana, aunque con las ventanas rotas. Rescatan algunos artículos de sus apartamentos: una caja de copas de vino, un televisor, un fregadero de cocina.

Victor Hrohul, un soldado y experto en minas que ha estado luchando con el ejército ucraniano durante ocho años, está estacionado fuera del edificio, protegiéndolo de los saqueadores. Los rusos robaron de todo, desde coches hasta champú, dice, pero también se ha visto a la población local saqueando esta zona, de donde, según algunas estimaciones, ha huido hasta el 80% de la población.

El castigo por saquear, dice Hrohul, es ser atado a un árbol o poste sin pantalones "para que la gente pueda azotarlos al pasar".

Pero el saqueo es uno de los delitos menores de los que se acusa a las tropas rusas. En los pocos días desde que el ejército ucraniano retomó Borodyanka, Bucha y otras ciudades de la región de Kiev, se han encontrado cientos de cuerpos, algunos con las manos atadas a la espalda.

Los hombres ingresan a un edificio casi destruido para buscar alguna de sus pertenencias que aún estén intactas, en Borodyanka, Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]
Los hombres ingresan a un edificio casi destruido para buscar alguna de sus pertenencias que aún estén intactas, en Borodyanka, Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]

Muchos cuerpos fueron quemados después de recibir disparos, y las autoridades dicen que parece haber sido hecho para encubrir crímenes de guerra.

También se han denunciado violaciones en la región recién recuperada. Funcionarios ucranianos dicen que actualmente están investigando si las violaciones fueron un arma de guerra sistemática o una horrible serie de crímenes individuales.

En ocho años de lucha con los rusos y sus aliados, dice Hrohul, nunca había visto una guerra como esta.

"En la guerra en la región de Dombás, fue soldado contra soldado", explica, refiriéndose a la parte oriental del país, donde los separatistas respaldados por Rusia han estado luchando con Ucrania desde 2014. "No hubo saqueos, ni mataron a civiles, ni hubo violaciones".

Las tropas se van, el miedo permanece

A unas cuadras de distancia, nos encontramos con Marina, madre de dos hijos de 44 años, que se dirigía a examinar su despacho de abogados. Ella no sabe si el edificio sigue en pie.

Le pregunto si hablará frente a la cámara y parece nerviosa.

"¿Y si vuelven?", pregunta. "¿No me meteré en problemas?"

Una tienda de campaña que presuntamente dejaron las tropas rusas después de una batalla en la región de Kiev en Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]
Una tienda de campaña que presuntamente dejaron las tropas rusas después de una batalla en la región de Kiev en Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]

Guardo la cámara y ella luce aliviada. Me dice que ella quiere que la gente sepa lo que pasó aquí, pero teme que las tropas rusas regresen y castiguen a las personas que hablaron en su contra.

A la vuelta de la esquina, las palabras "aquí vive gente" están garabateadas en blanco en la puerta del garaje de una casa de ladrillos naranja y blanco. Marina, que prefiere no usar su apellido por la misma razón por la que no quiere que la filmen, dice que cree que sus hijos la salvaron. Su presencia dejó en claro a los soldados que eran civiles, no nazis o combatientes, como muchos otros fueron acusados.

Su sobrino fue desnudado en busca de tatuajes nazis, y otro joven de su barrio fue arrestado y golpeado, dice. Los objetos de valor fueron robados de todas las casas abandonadas de su pueblo, dice, y las únicas familias que lograron aferrarse a sus posesiones fueron las que se quedaron en casa a pesar de los bombardeos, tiroteos y explosiones diarias.

Hubo un breve momento en que los soldados rusos le preguntaron si necesitaba ayuda humanitaria para su familia, pero ella se negó, a pesar de que solo tenían papas para comer.

"Si les quitaba cosas, traían reporteros para filmarlo", dice. "Y saldría en la televisión rusa como propaganda para mostrar lo bueno que son".

Los residentes esperan ayuda humanitaria en Borodyanka, Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]
Los residentes esperan ayuda humanitaria en Borodyanka, Ucrania, el 6 de abril de 2022. [Heather Murdock/VOA]

Y las tropas rusas, ninguna mayor de 26 años, le dejaron en claro que podían tomar lo que quisieran, cuando quisieran.

"Tiraron todo de mi armario y recogieron una camisa", dice, contándonos de un día en que las tropas rusas registraron su casa.

"¿Esta es tu camisa blanca?", preguntó un soldado. La dejó caer al suelo y la pisó, dejando la suciedad de sus botas en la camisa. "Ahora no es tu camisa blanca", dijo.

¿Hay un final?

A unas cuadras de distancia, entre montones de escombros y pertenencias destruidas, Hrohul, el soldado y experto en minas, se va y nos advierte que tengamos cuidado. Toda la ciudad está llena de minas mortales dejadas por las tropas rusas, y los militares pueden tardar semanas o meses en eliminarlas todas, explica.

"Incluso un bolígrafo puede ser una bomba peligrosa", dice Hrohul, sacando su bolígrafo negro. "Puede parecer normal, pero luego, cuando haces clic, explota".

Hryhoriy Nezdoliy, un constructor de casas próximo a nosotros, dijo que recientemente se enteró de que el césped al otro lado de la calle de su casa estaba muy minado. "Los soldados dijeron que tuve suerte" de no haber resultado herido, dice. "Solía caminar allí todos los días".

Nezdoliy tiene más de 60 años y vive con su madre. Quería escapar de la reciente violencia en Borodyanka pero no pudo salir. "Llegué hasta el borde del parque", dice, señalando a unos 200 metros de distancia. "Había oído que había un corredor humanitario ucraniano. Pero los soldados rusos me dijeron que no podía ir".

Como todos los demás con los que nos encontramos en Borodyanka y Bucha, dice que cree que la guerra en su región no ha terminado y que las tropas rusas atacarán de nuevo a pesar de los informes de que Rusia se está concentrando en luchar en los pueblos y ciudades del este.

"No soy un experto", dice, considerando el asunto. “Pero sí, volverán, y creo que será peor”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG