Enlaces para accesibilidad

Biden sostiene que esta década es decisiva para combatir el cambio climático


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla durante la Cumbre del Clima de la ONU, COP26, el lunes 1 de noviembre de 2021 en Glasgow, Escocia.

El presidente de Estados Unidos hizo un llamado para una acción urgente en favor del clima y se disculpó por la retirada de Washington del Acuerdo de París.

El presidente Joe Biden reconoció en la cumbre climática de la ONU el lunes que Estados Unidos y otras naciones desarrolladas tenían gran parte de la responsabilidad del cambio climático, y dijo que las acciones tomadas a lo largo de esta década para contener el calentamiento global serán decisivas en prevenir el sufrimiento de las generaciones futuras.

"Ninguno de nosotros puede escapar de lo peor que está por venir si no aprovechamos este momento", declaró Biden.

El presidente trató la crisis ya visible para el planeta - inundaciones, clima volátil, sequías e incendios forestales - como una oportunidad única para reinventar la economía global.

De pie, ante los líderes mundiales reunidos en Escocia, Biden buscó retratar los enormes costos de limitar las emisiones de carbono como una oportunidad para crear empleos mediante la transición a las energías renovables y los automóviles eléctricos.

Sin embargo, también se disculpó por la decisión del expresidente Donald Trump de abandonar el Acuerdo de París y el papel que jugaron Estados Unidos y otros países ricos en la contribución al cambio climático.

"Aquellos de nosotros que somos responsables de gran parte de la deforestación y de todos los problemas que tenemos hasta ahora", dijo Biden, tenemos "obligaciones abrumadoras" para con las naciones más pobres que representan pocas de las emisiones y, sin embargo, están pagando un precio cuando el planeta se ha vuelto más caliente.

En cuanto a la acción de Trump, dijo: "No debería disculparme, pero sí me disculpo por el hecho de que Estados Unidos -la última administración- se retiró de los Acuerdos de París".

La magnitud del momento está chocando de cabeza contra la complicada política nacional e internacional. Los funcionarios de la Administración Biden han llamado la atención a China por no comprometerse más a frenar las emisiones de carbono, mientras que el presidente todavía está tratando de concretar sus propias inversiones climáticas con el Congreso.

El primer ministro de Israel, Naftali Bennett (izq.), el presidente de los Estados Unidos (cent.), Joe Biden, y el primer ministro británico, Boris Johnson, conversan mientras asisten a una recepción nocturna para marcar el día de apertura de la Cumbre del Clima de la ONU COP26, en Glasgow, Escocia, el lunes 1 de noviembre. 2021.
El primer ministro de Israel, Naftali Bennett (izq.), el presidente de los Estados Unidos (cent.), Joe Biden, y el primer ministro británico, Boris Johnson, conversan mientras asisten a una recepción nocturna para marcar el día de apertura de la Cumbre del Clima de la ONU COP26, en Glasgow, Escocia, el lunes 1 de noviembre. 2021.

“Acción, no palabras”

La intervención de Biden en la cumbre climática presentó un mapa de los intereses estadounidenses de cara a los desafíos internacionales en el tema medioambiental.

"Estados Unidos podrá cumplir con el ambicioso objetivo que establecí en la Cumbre de Líderes sobre el clima en abril, reduciendo las emisiones de Estados Unidos entre un 50 y un 52 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2030", dijo Biden a la audiencia. “Demostraremos al mundo que Estados Unidos no solo está de vuelta en la mesa, sino que, con suerte, lidera con el poder de nuestro ejemplo. Sé que no ha sido el caso, y es por eso que mi administración está trabajando horas extras para demostrar que nuestro compromiso climático es acción, no palabras”.

Esos nuevos objetivos incluyen un conjunto de nuevos compromisos climáticos de EE. UU. basados en acuerdos globales anteriores; la presentación de planes para un Plan de Emergencia del Presidente de 3.000 millones de dólares para la Adaptación y la Resiliencia para abordar la conciencia climática, los esfuerzos de financiamiento y adaptación, y una serie de leyes enfocadas a apuntalar la infraestructura estadounidense y al mismo tiempo reducir la contaminación por gases de efecto invernadero en más de una ‘gigatonelada’ en 2030.

La legislación ha ocupado el Congreso de EE. UU. durante meses, con miembros del cuerpo legislativo negociando ferozmente en todo momento; pero, en última instancia, no lograron someter el asunto a votación antes de que el mandatario saliera hacia Europa la semana pasada.

Los críticos de Biden señalan que algunos de los compromisos climáticos de su administración no son tan grandes como los prometidos por otras naciones desarrolladas.

*Con información de Patsy Widakuswara y Anita Powell de la VOA, desde Glasgow, y de la agencia AP.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG