Enlaces para accesibilidad

Bolivia: Evo Morales promete balotaje si eventual auditoría encuentra fraude en su reelección


Evo Morales se declaró ganador de las elecciones presidenciales del país y dijo que recibió la ventaja de 10 puntos porcentuales sobre su rival más cercano para ganar.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, cumplió el sábado 60 años en medio de protestas en seis de las nueve regiones del país, que denunciaron presuntos fraudes en los resultados de las elecciones del domingo pasado, en las que el gobernante podría evitar una segunda vuelta.

El presidente prometió el sábado convocar a una segunda vuelta electoral si una eventual auditoría de un conteo de votos que le dio la victoria halla evidencia de fraude, en un intento por calmar las protestas y las críticas internacionales tras su cuestionada reelección.

Morales criticó también a la oposición durante un evento militar en Cochabamba, un bastión regional de su gobierno, diciendo que sus rivales tienen "envidia" de los logros alcanzados en sus casi 14 años de gobierno y acusándolos, sin evidencias, de tratar de derrocarlo.

Sin embargo, el mandatario pareció preocupado por su reputación en el extranjero, en un momento en que observadores electorales internacionales y gobiernos ponen en duda la legitimidad de su victoria en primera vuelta el domingo 20 de octubre.

Hasta ahora, solo Venezuela, Cuba y México han felicitado al líder izquierdista que el sábado cumplió 60 años, mientras la Unión Europea y algunos de países de la región como Estados Unidos, Brasil, Argentina y Colombia lo han exhortado a realizar un balotaje con su principal rival, el expresidente Carlos Mesa.

Mesa anunció el sábado que la Coordinadora de Defensa de la Democracia, una coalición cívica de oposición, designará una comisión que haga gestiones ante la comunidad internacional para que desconozca los resultados anunciados por la autoridad electoral.

Además "exhortamos al gobierno a recapacitar y aceptar la voluntad popular (...) abriéndose a una salida que respete y preserve la democracia", agregó Mesa al leer un comunicado ante periodistas en La Paz.

Brasil, el mayor socio comercial de Bolivia, fue más allá y advirtió el viernes por la noche que no reconocerá los resultados de las elecciones hasta que la Organización de Estados Americanos (OEA) realice una auditoría al recuento de votos.

"Me informé que los cancilleres de Brasil, Argentina, de Colombia y Estados Unidos dudan sobre las elecciones del 20 de octubre", dijo Morales en el acto transmitido por la televisión estatal, que invitó a los cancilleres de estos países a que "vengan y hagamos auditoría voto por voto, mesa por mesa".

"Y si hay fraude, al día siguiente convocamos a la segunda vuelta", agregó.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), la máxima autoridad en materia de comicios del país, ha negado los cargos de fraude suscitados el domingo pasado después de la abrupta detención de la publicación de un recuento de votos que mostró que Morales debería medirse a Mesa en una segunda vuelta, la cual tendría lugar el 15 de diciembre.

No paran las protestas

Hubo protestas en seis de nueve regiones. La más dura que lleva cuatro días de paro cívico se realizó en la región de Santa Cruz. En La Paz, se registraron bloqueos en varios barrios al sur de la ciudad. Por la noche hubo vigilias y amagos de enfrentamientos.

Durante los bloqueos en Santa Cruz, varios manifestantes con banderas de Bolivia le cantaron las mañanitas a Evo Morales en la madrugada, pero con una letra modificada. “Despierta, Evo despierta, el pueblo se levantó", corearon los manifestantes, según videos grabados con celulares y difundidos en redes sociales.

Mientras tanto, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea sugirieron que Bolivia celebre una segunda vuelta de todas maneras. Recientemente, el gobierno del presidente de Brasil Jair Bolsonaro informó que no reconocerá ningún anuncio de resultados finales en este momento, alegando que las negociaciones con la OEA de realizar una auditaría completa del proceso está en curso, según un tuit publicado por la cancillería de ese país.

Tras las elecciones más reñidas en 16 años, el Tribunal Supremo Electoral entregó el viernes por la tarde los resultados con el 100% de los votos contados y aunque no proclamó aún ningún ganador, validó que Morales obtuvo un 47,08% de los sufragios, arriba de su principal contendiente, el expresidente Carlos Mesa, quien obtuvo 36,51%. La diferencia entre ambos fue de 10,57 puntos porcentuales.

La ley indica que para ganar en primera vuelta un candidato debe obtener 50% más uno de los votos o lograr 40% y tener una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales sobre el segundo postulante más votado.

Morales ha gobernado Bolivia desde hace casi 14 años. El sábado celebró su cumpleaños en la región central de Cochabamba, en la zona cocalera de Chimoré, donde asistió al aniversario de la fuerza de lucha contra el narcotráfico.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG