Enlaces para accesibilidad

Acusan a cuatro personas de agredir a medios durante el ataque al Capitolio


Un hombre (centro con abrigo negro) identificado por los fiscales federales de Estado Unidos como Shane Jason Woods de Auburn, Illinois. Captura de fotograma de un video filmado durante el asalto del 6 de enero de 2021 al Capitolio.

Han habido numerosas acusaciones a raíz de la insurrección del 6 de enero contra el Capitolio del Congreso.

Las autoridades policiales de Estados Unidos han acusado en los últimos días a cuatro personas de varios delitos contra periodistas, incluido el robo y destrucción de sus cámaras mientras los periodistas cubrían el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos.

Más de 500 de las 800 personas estimadas que irrumpieron pasando sobre las autoridades para ingresar al Capitolio durante el caos que ocurrió cuando los legisladores certificaban la victoria del demócrata Joe Biden en el Colegio Electoral han sido acusadas de una serie de delitos, entre ellos asaltos a la policía.

Pero los arrestos más recientes son posiblemente los primeros en los que los sospechosos han sido acusados de señalar a periodistas o intentar destruir su equipo mientras informaban sobre la violencia. Cinco personas murieron durante el día e inmediatamente después, incluido un manifestante que fue asesinado a tiros por la policía.

Gran parte del caos del día fue captado por videos de vigilancia en el Capitolio o por los propios insurrectos, quienes se jactaban de estar en el Capitolio y publicaban clips de vídeo en los sitios de redes sociales.

En un incidente al comienzo del ataque, las autoridades federales acusaron a Shane Jason Woods, de 43 años, de Auburn, Illinois, de hacer tropezar a un oficial de policía del Capitolio de Estados Unidos y empujarla al suelo mientras perseguía a otro manifestante que la había rociado con un repelente para osos.

Las autoridades alegaron que más tarde en la tarde, Woods emergió mientras una gran multitud reunida en un área de preparación para los medios. Algunos gritaron y escupieron a los periodistas. Woods “saltó (una) valla derribada y participó en el asalto al equipo de los medios de comunicación”, alegaron los fiscales.

“Se puede ver a Woods caminando alrededor del equipo de medios amontonado, así como levantando y tirando parte de él”, según la oficina del Fiscal Federal en Washington. “También se le observó caminar de cerca alrededor de un camarógrafo. Como se muestra en el vídeo disponible públicamente, Woods corrió y abordó al camarógrafo, lo que hizo que se cayera y dejara caer su cámara ".

En otro incidente, las autoridades acusaron a Sandra Pomeroy Weyer de Mechanicsburg, Pensilvania, de filmar y burlarse de un fotógrafo del The New York Times mientras cuatro o cinco hombres acosaban a la fotoperiodista, agarraban su cámara y la empujaban a un lado.

Partidarios del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, junto al equipo de medios que fue destruido durante una protesta frente al Capitolio en Washington, el 6 de enero de 2021.
Partidarios del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, junto al equipo de medios que fue destruido durante una protesta frente al Capitolio en Washington, el 6 de enero de 2021.

La fotógrafa dijo a las autoridades que los manifestantes estaban enojados cuando vieron en sus credenciales de prensa para qué medio trabajaba: el Times. La empujaron hacia abajo y tomaron una de sus cámaras. Ella los persiguió y fue empujada hacia abajo por segunda vez, según una declaración jurada del FBI presentada en el caso.

Los investigadores dicen que se puede escuchar a Weyer en un vídeo del incidente gritando que la fotógrafa era un traidor.

Weyer enfrenta cargos de ingresar ilegalmente al Capitolio, interrumpir los procedimientos del gobierno y participar en acciones y conducta desordenadas o amenazantes dentro del edificio.

En uno de los otros dos casos, las autoridades acusaron a Zvonimir Joseph Jurlina, de 31 años, de Bethpage, Nueva York, de ayudar a los manifestantes a destruir equipos cuyo valor está entre 30.000 y 34.000 dólares.

En una declaración jurada que respalda el cargo de que participó en violencia física en los terrenos del Capitolio, el FBI alegó que Jurlina intentó prender fuego al equipo de los medios. En un momento, Jurlina tomó un micrófono inalámbrico y fingió que estaba informando una transmisión en vivo desde el Capitolio. Más tarde guardó el micrófono como recuerdo, alegó el FBI.

El FBI dijo que Jurlina fue captado en un video diciéndole a un camarógrafo que estaba tratando de recuperar su equipo: “Tu cámara está rota, chico. Tu cámara está rota".

Más tarde, se escucha a Jurlina decir: “Supongo que deberíamos saquear ahora, ¿verdad? Este es un equipo bastante caro. Estoy pensando que tal vez debería agarrarlo y luego ir a una casa de empeño".

En el cuarto caso, las autoridades acusaron a Gabriel Morgan Brown de Bayville, Nueva York, de pisotear el equipo de los medios en el área de preparación y alentar a otros a robarlo y destruirlo.

El FBI dijo que los videos captaron a Brown atacando profanamente a los principales medios de comunicación que cubrían el ataque al Capitolio.

“Está muerto, los medios heredados están muertos”, dijo, entre otras burlas dirigidas a los periodistas.

Más tarde, el FBI dijo que Brown supuestamente agarró un megáfono y le gritó al Capitolio: “Nos robaste el Senado. Nos robaste la casa. ¿Y ahora cree que nos va a robar la presidencia? Déjame decirte algo: ¿quieres quitarnos la revolución pacífica? Bueno, será mejor que te prepares para ... una revolución violenta”, dijo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG