Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

EE.UU. advierte que impondrá sanciones a países que compren armas a Rusia


El subsecretario de Seguridad Internacional y No Proliferación de Estados Unidos, Christopher Ford, quiere hacer frente a la financiación del Kremlin a través de la venta de armas al exterior.
El subsecretario de Seguridad Internacional y No Proliferación de Estados Unidos, Christopher Ford, quiere hacer frente a la financiación del Kremlin a través de la venta de armas al exterior.

El gobierno de Estados Unidos anunció sanciones contra Turquía por la adquisición de armas al Kremlin.

El subsecretario de Seguridad Internacional y No Proliferación de Estados Unidos, Christopher Ford, lanzó una advertencia a los países que compran armas a Rusia. En ese sentido, recordó que el gobierno norteamericano tiene la capacidad de utilizar las sanciones de la Sección 231 recogidas en la ley estadounidense para contrarrestar a adversarios a través de sanciones (CAATSA por sus siglas en inglés).

“Durante los últimos tres años hemos utilizado la amenaza de tales sanciones para privar a la industria armamentística rusa de posibles clientes en el extranjero”, dijo Ford durante una conferencia de prensa este lunes.

Al respecto, señaló que “el comercio exterior de armas del Kremlin proporciona a Rusia fondos que luego utiliza para pagar las armas con las que se posiciona en contra de Estados Unidos” y sus aliados.

“Este comercio de armas también ayuda a Rusia a crear relaciones con clientes extranjeros para obtener ventajas estratégicas”, en referencia a países como Ucrania, George o Siria.

Medidas disuasorias

Según él, el “alcance diplomático bajo la Sección 231” de CAATSA ha permitido que se cesen transacciones valoradas en “miles de millones de dólares” relacionadas con la industria armamentística rusa hacia el exterior.

“Las relaciones estratégicas entre el Kremlin y los socios en el extranjero no se ampliarán ni se profundizarán” manifestó Ford agregando que el gobierno de Estados Unidos “está trabajando duro para fortalecer” las medidas disuasorias para evitar el financiamiento de la industria armamentística rusa.

“Si alguien avanza y adquiere nuevos equipos peligrosos del Kremlin, la ley estadounidense requiere la imposición de sanciones. Se trata de sanciones obligatorias en lugar de discrecionales”, alertó recordando que en 2019 se sancionó a EDD, una entidad de adquisiciones militares china, y a su director, Li Shangfu.

Sanciones a Turquía

Ahora, el gobierno de Estados Unidos acaba de hacer efectiva una nueva sanción contra Turquía por la misma razón: la compra de armas al Kremlin.

“Desafortunadamente tenemos que imponer sanciones de la Sección 231 de CAATSA en respuesta a la adquisición por parte de Turquía del sistema S-400 de Rusia”, comentó el alto funcionario estadounidense durante su comparecencia vía telefónica.

Además, recalcó que las instituciones estadounidenses activaron los mecanismos diplomáticos para “dejar claro a Turquía” que la compra del sistema S-400 “pondría en peligro la seguridad de la tecnología y el personal militar de Estados Unidos” y, al mismo tiempo, “proporcionaría fondos sustanciales al sector de defensa de Rusia”.

“También dejamos claro repetidamente que tal compra podría exponer a Turquía a sanciones obligatorias bajo la Sección 231 del estatuto de CAATSA”, aclaró en ese sentido.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos afectan directamente a la Presidencia de Industrias de Defensa de Turquía (SSB por sus siglas en turco), que es la agencia militar encargada de este tipo de adquisiciones en materia armamentística.

Las sanciones, una a una

En primer lugar, se impone “una prohibición de otorgar licencias y autorizaciones de exportación específicas de Estados Unidos para cualquier producto o tecnología”. A la agencia turca también se le denegarán “préstamos o créditos por parte de instituciones financieras estadounidenses por más de 10 millones de dólares durante un período de 12 meses”.

Se prohíbe la asistencia del Banco de Exportación e Importación de Estados Unidos para realizar exportaciones.

El subsecretario estadounidense lamentó esta situación y se mostró confiado en trabajar conjuntamente con el gobierno turco para resolver esta crisis diplomática.

“Lamentamos mucho que esto hay sido necesario y esperamos que Turquía trabaje con nosotros para resolver el problema del S-400 lo antes posible. Esperamos que otros países alrededor del mundo también tomen nota de que Estados Unidos implementará completamente las sanciones de la Sección 231 de CAATSA y que deberían evitar más adquisiciones de equipos rusos, especialmente aquellos que podrían desencadenar en sanciones”, finalizó.

XS
SM
MD
LG