Enlaces para accesibilidad

EE.UU. pone fin a las restricciones a los contactos con funcionarios de Taiwán


El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, en foto de archivo.

Pompeo dice que Taiwán es un socio "confiable" y "no oficial".

Estados Unidos levantó las restricciones autoimpuestas a los contactos entre funcionarios estadounidenses y sus homólogos taiwaneses, mientras mantiene la relación no oficial entre las dos democracias.

La última medida es bienvenida por Taiwán, pero es probable que enfurezca a China.

En una declaración el sábado, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dijo: “durante varias décadas el Departamento de Estado ha creado complejas restricciones internas para regular las interacciones de nuestros diplomáticos, miembros del servicio y otros funcionarios con sus homólogos taiwaneses ".

Refiriéndose a Taiwán como un socio "confiable" y "no oficial", Pompeo agregó que las agencias de la rama ejecutiva de EE. UU. deben considerar que las "pautas de contacto" con respecto a las relaciones con Taiwán emitidas anteriormente por el Departamento de Estado son "nulas y sin efecto".

Durante años, a la mayoría de los oficiales militares estadounidenses de alto rango y a los altos funcionarios estadounidenses se les prohibió viajar a Taiwán para evitar molestar a Beijing. Se ha impedido a los principales funcionarios taiwaneses, incluidos el presidente, el vicepresidente y los ministros de relaciones exteriores y de defensa de Taiwán, venir a Washington.

Taiwán y China han sido gobernados por separado desde el final de la guerra civil china en 1949. China todavía reclama soberanía sobre Taiwán y no ha descartado el uso de la fuerza para unir a las dos partes.

“Décadas de discriminación, eliminadas. Un gran día en nuestra relación bilateral. Apreciaré cada oportunidad ”, dijo el enviado de Taiwán para Estados Unidos, Hsiao Bi-khim, en un tuit.

La Oficina de Representación Económica y Cultural de Taipei, la oficina de representación de Taiwán en EE. UU., dijo en un comunicado que las acciones del Departamento de Estado para promover compromisos bilaterales "reflejan la fortaleza y profundidad de nuestra relación".

“Estamos agradecidos con el Departamento de Estado, así como con los miembros del Congreso de ambos partidos por aprobar la Ley de Garantía de Taiwán, que también había alentado esta revisión”, dijo la oficina.

Algunos analistas dijeron que es la acción correcta, pero cuestionan el momento.

"Taiwán es un socio no oficial importante, un socio económico y de seguridad importante, que hace que el compromiso sólido sea un interés nacional vital de EE. UU. las restricciones arbitrarias al compromiso dañan los intereses de EE. UU. y menosprecian a nuestros amigos de Taiwán, sin beneficio para ninguno de los dos y un daño potencial para ambos" dijo Drew Thompson, exfuncionario de defensa de Estados Unidos y ahora investigador principal en la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur.

Thompson agregó, sin embargo, "una declaración general como esta, que deroga todas las orientaciones vigentes durante años, sin reemplazarlas con un nuevo marco, simplemente refleja el caos que estamos viendo actualmente en Washington. Es algo bueno, mal hecho, cuatro años demasiado tarde, eso se puede revertir con poco esfuerzo en unas pocas semanas".

Bonnie Glaser, directora del China Power Project en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, dijo a la VOA el sábado que “si estas restricciones impidieron que Estados Unidos promoviera la relación de una manera que sirva a los intereses nacionales de Estados Unidos, la administración Trump debería haberlo hecho mucho más temprano. Está en contra de nuestras tradiciones tomar decisiones políticas en los últimos días de una administración".

Otros dijeron que la última medida obligará a la política de Taiwán a ocupar un lugar más alto en la agenda de la administración entrante del presidente electo Joe Biden.

Euan Graham, investigador principal del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, se refirió en un tuit a "la absoluta corrección de la nomenclatura de Taiwán, todo lo que se debe y no se debe hacer (y en su mayoría no se)", y agregó: "Siempre con miedo de una crítica de un representante de la República Popular China en las conferencias de seguridad de Asia. Me despediría feliz de todo eso".

“Estos cambios están atrasados desde hace mucho tiempo, y la administración Trump idealmente los habría hecho antes. Beijing busca coaccionar, aislar y eventualmente controlar a Taiwán. Estados Unidos debe contrarrestar estos esfuerzos de Beijing, y las interacciones bilaterales más sólidas de Estados Unidos con Taiwán son una parte importante de eso ", dijo Bradley Bowman, director senior de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

"La administración entrante de Biden también debería examinar las limitaciones autoimpuestas relacionadas con el entrenamiento militar de Estados Unidos y los ejercicios con Taiwán", dijo Bowman.

La declaración del sábado de Pompeo sigue a un anuncio anterior de que la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Kelly Craft, visitará Taiwán del 13 al 15 de enero.

El anuncio se encontró con una fuerte oposición de Beijing. Hua Chunying, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino acusó a Estados Unidos de violar el "principio" de una sola China de Beijing y advirtió que Estados Unidos pagará un "alto precio por sus fechorías".

Estados Unidos dice que su política de Una China, de larga data, es "distinta" del principio de Una China de Beijing, según el cual el Partido Comunista Chino (PCCh) afirma la soberanía sobre Taiwán. Estados Unidos nunca ha aceptado el reclamo de soberanía del PCCh sobre Taiwán y se ha abstenido de adoptar una posición sobre la soberanía sobre Taiwán.

XS
SM
MD
LG