Enlaces para accesibilidad

Gobernador de Oklahoma da positivo a prueba de Covid


El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, es el primer gobernador de EE.UU., que da positivo al nuevo coronavirus. Stitt anunció su contagio el 15 de julio de 2020.

Stitt ha respaldado uno de los planes de reapertura más agresivos del país, se ha resistido a cualquier mandato estatal sobre máscaras y rara vez usa una.

El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, anunció el miércoles que ha dado positivo por el coronavirus y que se está aislando en su casa, lo que lo convierte en el primer gobernador de EE.UU. en informar que dio positivo a la prueba del Covid.

Stitt, de 48 años, dijo que en general se siente bien, aunque comenzó a sentirse "un poco adolorido" el martes y buscó una prueba. Dijo que su esposa e hijos también fueron evaluados el martes y que ninguno de sus resultados fueron positivos.

Stitt ha respaldado uno de los planes de reapertura más agresivos del país, se ha resistido a cualquier mandato estatal sobre máscaras y rara vez usa una.

"Respetamos los derechos de las personas ... de no usar una máscara", dijo Stitt durante la conferencia de prensa del miércoles, que se realizó virtualmente. "Simplemente abres una gran lata de gusanos".

"Muchas empresas lo requieren, y eso está bien", dijo. "Solo dudo en exigir algo que creo que es problemático hacer cumplir".

Stitt asistió a la concentración del presidente Donald Trump en Tulsa el mes pasado, que según expertos en salud probablemente contribuyó a un aumento en los casos de coronavirus allí.

Stitt dijo que tiene confianza de no haber contraído el virus en el mitin.

"En cuanto a dónde se infectó, es realmente desconocido", dijo el Comisionado de Salud de Oklahoma, doctor Lance Frye. "No fue tan atrás como el mitin", que tuvo lugar hace casi un mes.

Frye dijo que el rastreo de contactos ha comenzado en el caso de Stitt, con un énfasis particular en determinar aquellos que pueden haber estado a menos de 2 metros del gobernador por más de 15 minutos.

En los últimos meses, Stitt ha asistido a numerosas reuniones y conferencias de prensa en las que estuvo en contacto cercano con personas sin usar una máscara. Y fue criticado al principio de la pandemia después de que tuiteó una foto de él y sus hijos comiendo en un restaurante lleno de gente.

Corina Guerra limpia una exhibición interactiva en el Museo de Ciencia de Oklahoma, el 1 de junio de 2020, en la reapertura del museo con capacidad limitada y con requerimientos de distanciamiento social.
Corina Guerra limpia una exhibición interactiva en el Museo de Ciencia de Oklahoma, el 1 de junio de 2020, en la reapertura del museo con capacidad limitada y con requerimientos de distanciamiento social.

Uno de los miembros del gabinete de Stitt, David Ostrowe, dio positivo por el coronavirus en marzo.

El martes por la mañana, Stitt asistió a una reunión de los Comisionados de la Oficina de Tierras en una sala de conferencias en el Capitolio estatal a la que asistieron más de 20 personas.

Stitt dijo que contactó al teniente gobernador Matt Pinnell y al secretario de agricultura Blayne Arthur, con quienes dijo que habló durante la reunión. Pinnell dijo en Twitter que no está experimentando ningún síntoma de virus, pero que planea hacerse la prueba y se pondrá en cuarentena en casa.

Stitt también asistió a una reunión a principios de este mes con el CEO de Tesla, Elon Musk, quien está considerando a Tulsa como un posible sitio para la nueva planta de ensamblaje de Estados Unidos.

Un restaurante de Tulsa que Stitt visitó la semana pasada, Kai Vietnamese Cuisine, anunció en su página de Facebook que cerraría temporalmente para que su personal pueda ser testeado y el restaurante sea limpiado profesionalmente.

El anuncio de Stitt se produjo cuando Oklahoma informó de un segundo día consecutivo de cifras récord de nuevos casos de virus confirmados, con 1,075, lo que eleva el total estatal a más de 22,000. El máximo diario anterior fue de 993 casos confirmados el martes. Los funcionarios de salud también confirmaron cuatro muertes adicionales de COVID-19 el miércoles, lo que elevó el número de muertes en todo el estado a 432.

Las hospitalizaciones relacionadas con el coronavirus también están aumentando en Oklahoma, aumentando de 458 la semana pasada a 561 el miércoles, aunque Frye dijo que todavía hay mucha capacidad hospitalaria.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG