Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

El Kremlin intenta cubrir sus huellas en el atentado con bomba a hospital infantil de Kiev


Los trabajadores de rescate limpian los escombros en el lugar del hospital infantil Okhmatdyt alcanzado por misiles rusos un día antes, en Kiev, Ucrania, el 9 de julio de 2024.
Los trabajadores de rescate limpian los escombros en el lugar del hospital infantil Okhmatdyt alcanzado por misiles rusos un día antes, en Kiev, Ucrania, el 9 de julio de 2024.

Funcionarios rusos negaron la responsabilidad de Moscú en el bombardeo al hospital infantil de Kiev que dejó en luto a Ucrania. Altos cargos gubernamentales señalaron al ejército ucraniano como el causante e insistieron en que no atacan objetivos civiles.

Mientras el bombardeo de un hospital infantil en Kiev era condenado en todo el mundo, funcionarios rusos negaron la responsabilidad de su país por el ataque e incluso intentaron culpar a Ucrania y sus patrocinadores occidentales.

El bombardeo del lunes al hospital Okhmatdyt se produjo en medio de una serie de ataques en toda Ucrania que mataron a 43 personas, incluidos niños, e hirieron a casi 200.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, condenó enérgicamente el bombardeo y dijo que Rusia debe rendir cuentas.

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró el martes una reunión de emergencia en relación con los ataques, a petición de los aliados de Kiev.

Alarma internacional tras ataque a hospital en Ucrania
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:34 0:00

Joyce Msuya, subsecretaria interina de Asuntos Humanitarios de la ONU, dijo al consejo: “Dirigir ataques intencionales contra un hospital protegido es un crimen de guerra y los perpetradores deben rendir cuentas. ... Estos incidentes son parte de un patrón profundamente preocupante de ataques sistémicos que dañan la atención médica y otras infraestructuras civiles en toda Ucrania”.

Apoyo a Ucrania

En una declaración publicada el lunes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó los ataques como “un horrible recordatorio de la brutalidad de Rusia”.

"Es fundamental que el mundo siga apoyando a Ucrania en este momento importante y que no ignoremos la agresión rusa", dijo.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, negó la responsabilidad rusa por el ataque y dijo a los periodistas en su conferencia diaria del martes que "se guiaran por" la información del Ministerio de Defensa de Rusia, que, dijo, "excluye absolutamente que hubo ataques contra objetivos civiles y que afirma que estamos hablando de un sistema antimisiles en caída”.

"Seguimos insistiendo en que no atacamos objetivos civiles", dijo Peskov según Reuters. "Los ataques se llevan a cabo contra instalaciones de infraestructura críticas, contra objetivos militares que de una forma u otra están relacionados con el potencial militar del régimen".

Por su parte, la portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, afirmó que el hospital infantil fue alcanzado por un misil tierra-aire lanzado por Ucrania.

El Servicio de Seguridad de Ucrania, o SBU, publicó fotografías tomadas en el lugar del ataque con misiles, que muestran lo que parecían ser fragmentos de un misil de crucero Kh-101 de fabricación rusa. El SBU dijo que sus investigadores habían establecido que Rusia era responsable del ataque, al que calificó de “crimen de guerra”.

La versión de los hechos del SBU fue reforzada por Danielle Bell, jefa de misión de la Misión de Vigilancia de los Derechos Humanos de la ONU en Ucrania.

"El análisis de las imágenes de video y una evaluación realizada en el lugar del incidente indican una alta probabilidad de que el hospital infantil haya sufrido un impacto directo en lugar de sufrir daños debido a un sistema de armas interceptado", dijo.

Aún así, el embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, se hizo eco de las afirmaciones de Peskov y Zakharova de que Ucrania era responsable del ataque al hospital y también apuntó a los aliados de Ucrania en Occidente.

Antonov afirmó que "un misil de defensa aérea ucraniano" alcanzó el hospital, y calificó a los informes estadounidenses que culpan al misil de crucero ruso, como "histeria" y "propaganda antirrusa rabiosa".

“Esta no es la primera vez” que Kiev culpa a “la Federación Rusa de sus propios crímenes bárbaros”, escribió Antonov en Telegram. Añadió que el ataque, que ocurrió en vísperas de la cumbre de la OTAN en Washington, fue visto por Occidente "como un 'excelente regalo' para justificar una mayor escalada del conflicto y la continuación de la guerra hasta el último ucraniano".

Antonov dijo que Estados Unidos debería dejar de suministrar armas a Ucrania.

[Con la colaboración del periodista de la VOA, Victor Vladimirov e información de Reuters]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Foro

XS
SM
MD
LG