Enlaces para accesibilidad

Al menos 117 periodistas detenidos en EE.UU. durante protestas de este año


Policías de armados con fusiles de guerra mantienen la vigilancia en Portland, Oregon, durante protestas en agosto.

Los periodistas cubrían las protestas relacionadas a injusticia racial o al proceso electoral estadounidense. En ese contexto, varios fueron golpeados o detenidos. Varios se identificaron como periodistas, sin lograr evitar sus detenciones. Los expertos en libertad de prensa dicen que hace falta una mayor comunicación entre la policía y los medios de comunicación.

Al menos 117 periodistas han sido detenidos o arrestados mientras cubrían protestas en Estados Unidos en el 2020, según un reporte dado a conocer el lunes por el Rastreador de Libertad de Prensa, un proyecto de cooperación de dos organizaciones defensoras de la libertad de expresión.

El reporte, que cubre hasta el 10 de diciembre, muestra un número sin precedentes de reporteros, fotógrafos y equipos de noticias detenidos mientras cubrían protestas en unas 40 ciudades de Estados Unidos. Los arrestos en 2020, suman más del doble de lo que el Rastreador registró en 2017, 2018 y 2019 juntos y aún se siguen verificando otros casos.

"La cifra no se parece en nada a lo que habíamos visto en toda la historia del Rastreador”, dijo Kirstin McCudden, directora del proyecto. “Este año hemos visto un número sin precedentes de protestas en toda la nación. Y las protestas siempre han sido un lugar increíblemente peligroso para los periodistas comparados con otras asignaciones”.

En 2019, el Rastreador documentó nueve casos de periodistas detenidos. Pero los arrestos no son la única violación a la libertad de prensa que ha aumentado en 2020. Para mediados de diciembre, investigadores del Rastreador trabajaban en verificar más de 1.000 incidentes, incluyendo ataques físicos y citatorias judiciales. El año pasado, el equipo registró un total de |52 violaciones a la libertad de prensa.

"Es realmente asombroso lo que el periodista ha pasado en este año, desde la pandemia, desde ser licenciado y hasta cubrir algunas de las más difíciles historias, ciertamente en tiempos modernos, ciertamente en una década”, dijo McCudden.

Los periodistas juegan un papel importante durante eventos como protestas, dijo a la Voz de América, Vera Eidelman, abogada del proyecto Expresión, Privacidad y Tecnología de la Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU, por sus siglas en inglés)

"La gente que se está involucrando en estas funciones de prensa son nuestros ojos y nuestros oídos, y gracias a sus cámaras y sus teléfonos, ellos pueden decirnos lo que está pasando en el terreno, incluyendo en un momento como ahora en que hay una pandemia global y la gente no puede necesariamente estar físicamente presente”, dijo Eidelman.

El reporte incluye numerosos casos de periodistas que fueron detenidos o golpeados durante las protestas, como el periodista independiente Robert Spangle, quien afirma que reiteradamente le dijo a la policía que él era periodista y les preguntó qué deseaban cuando lo rodearon a él y un grupo de manifestantes. Spangle, quien estaba reportando en Los Ángeles y usaba un casco marcado con la palabra “Prensa”, le dijo al Rastreador que varios policías lo ignoraron, hasta que finalmente lo esposaron y lo enviaron a un autobús con otros manifestantes detenidos por supuestamente violar el toque de queda. Posteriormente fue liberado.

El Rastreador de Libertad de Prensa tiene un vigoroso proceso de verificación cuando documenta los casos, incluyendo determinar si la persona atacada estaba trabajando como periodista, y para casos que involucran a policías, contactan al departamento de policía involucrado.

En la mayoría de los casos, dijo McCudden, los investigadores del Proyecto no recibieron comentarios, o las autoridades no pudieron responder debido a posibles demandas legales.

En declaraciones sobre las protestas en Estados Unidos, la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP, por sus siglas en inglés), una organización profesional de líderes policiales, dijo que está comprometida con la seguridad en sus comunidades. La IACP no respondió las solicitudes de comentarios de la VOA.

Mejor comunicación es necesaria entre la policía y los medios, dijo McCudden. Durante las protestas, las ciudades impusieron toques de queda que eximían a los medios de comunicación, pero los periodistas aún fueron detenidos por supuestamente romper las regulaciones. Otros fueron atrapados en una táctica policial en la que rodean a un grupo y bloquean las salidas antes de hacer los arrestos.

En el calor del momento, puede ser difícil distinguir quién es periodista o un manifestante, dijo Eidelman, de la ACLU. “Creo que a veces es solo una suposición demasiado amplia de las autoridades y una visión problemática de qué es una respuesta adecuada, aún cuando está claro que alguien está simplemente ejercitando su derecho bajo la Primera Enmienda”, dijo.

En muchos casos, los periodistas citados por el Rastreador dijeron haberse identificado a las autoridades como prensa, pero no hizo ninguna diferencia.

Varios arrestos fueron captados en video y publicados en las redes sociales, incluyendo el de la radio pública KPCC, Josie Huang, en Los Angeles, quien es vista siendo empujada al suelo por policías mientras ella grita que es una periodista. Huang fue detenida por cinco horas y acusada de obstrucción de la justicia, dijo el Rastreador. Los cargos fueron luego desechados.

En Portland, la periodista independiente, Grace Morgan, le dijo al Rastreador que agentes federales la empujaron al suelo mientras cubría una protesta en Portland, Oregón, y un agente le roció un químico irritante en la cara. Mientras estuvo detenida, dijo que los agentes le empujaron con fuerza la cabeza contra una pared. Ella fue liberada posteriormente y le dijeron que no se presentarían cargos en su contra.

Más de 40 periodistas reportaron haber sido agredidos y arrestados mientras cubrían las protestas en Estados Unidos.

En Portland, Oregón, lugar de algunas de las más intensas protestas, el Rastreador documentó varios casos de periodistas como Morgan que fueron golpeados, rociados o impactados con proyectiles de goma.

La ACLU en Oregón demandó para bloquear a la policía de poder dispersar, arrestar o usar la fuerza contra los periodistas.

"Hemos presentado demandas, incluyendo en Portland y en Minneapolis, contra los arrestos ilegales y el uso excesivo de fuerza contra periodistas”, dijo Eidelman. “Creo, al igual que con las protestas y los manifestantes, hay una creencia de que es más importante proteger la propiedad privada o más importante mantener el orden, que permitir que la gente ejercite su derecho a la Libertad de Expresión de forma segura”.

Mientras la mayoría de los periodistas son liberados rápidamente, por lo menos 16 aún enfrentan cargos, incluyendo periodistas independientes que con frecuencia no tienen acceso a los recursos legales que las grandes organizaciones de medios de comunicación usualmente ofrecen a sus periodistas.

El primer arresto documentado por el Rastreador tuvo lugar en vivo frente a las cámaras cuando la policía en Minneapolis detuvo al reportero de CNN, Oscar Jiménez y a su equipo el 29 de mayo. El gobernador de Minnesota, Tim Waltz, pidió disculpas por el arresto, diciendo: “tenemos que crear el espacio para que ustedes puedan contar la historia”.

Arrestos de alto perfil como el de Jiménez ayudan a poner atención sobre el tema. Pero McCudden dijo que “la mayoría de los días, es un periodista independiente, es un medio pequeño, y ellos no tienen el reconocimiento nacional. Probablemente ni siquiera tienen un equipo legal trabajando para ellos inmediatamente”.

Al recolectar información, el Rastreador provee información para los legisladores y los periodistas sobre temas como la seguridad para el periodismo, dijo McCudden.

XS
SM
MD
LG