Enlaces para accesibilidad

Clausura sus operaciones el diario prodemocracia Apple Daily de Hong Kong


Un partidario sostiene una copia del periódico Apple Daily durante una audiencia judicial frente a los magistrados, después de que la policía acusara a dos ejecutivos del periódico pro democrático Apple Daily bajo la ley de seguridad nacional.

Durante 26 años, el Apple Daily se alineó con los grupos prodemocracia y criticó a las autoridades de Hong Kong y de Beijing. Tuvieron que arrestar a su dueño, a su editor principal y congelar sus cuentas bancarias para quebrarle la columna al diario y forzar su cierre.

El último periódico a favor de la democracia de Hong Kong cerró sus puertas poco antes de la medianoche del miércoles, poniendo fin a 26 años de periodismo.

Los miembros restantes de la junta de la compañía decidieron cerrar el periódico ese mismo día, luego de los arrestos la semana pasada de cinco ejecutivos de Apple Daily bajo la ley de seguridad nacional de la ciudad. Las autoridades arrestaron a uno de sus redactores el miércoles.

Con la oficina de seguridad de Hong Kong congelando los activos financieros restantes de la compañía y el fundador y propietario del periódico, Jimmy Lai, en la cárcel, la junta no tuvo más remedio que retirarse.

Un comunicado oficial de Next Digital, la empresa matriz de Apple Daily, dijo que decidió cerrar las operaciones justo después de la medianoche "en vista de la seguridad de los miembros del personal". A principios de esta semana, el editor había dicho que se publicaría hasta el sábado.

Mark Simon, el asistente de Lai, le dijo a VOA que la compañía no podía pagar al personal ni a los proveedores después de que Hong Kong congeló el acceso del periódico a sus cuentas bancarias.

"Hay una orden del secretario de seguridad (John Lee). Básicamente, no hay dinero, no hay noticias", dijo Simon a principios de esta semana.

Un portavoz de la oficina de seguridad de Hong Kong dijo a la VOA que no comentará sobre procedimientos legales activos, pero que "poner en peligro la seguridad nacional es un delito muy grave".

Lam aplaude

En una conferencia de prensa esta semana, la directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, negó que el caso del Apple Daily fuera un ataque a la libertad de prensa: "Lo que estamos tratando no es un problema de medios de comunicación ni un problema de informes de noticias, sino un acto sospechoso de poner en peligro la seguridad nacional".

"Y no intente acusar a las autoridades de Hong Kong de utilizar la ley de seguridad nacional como una herramienta para reprimir a los medios de comunicación o reprimir la libertad de expresión", agregó Lam.

Hong Kong ha dicho que el periódico violó la ley de seguridad nacional, pero aún no ha proporcionado pruebas ni ha identificado los artículos a los que se refiere, dijo Simon.

"Nos están diciendo que eres culpable de algo, pero no están diciendo ‘usted de lo que es culpable es de...’", explicó Simon al servicio de mandarín de la VOA.

Al menos 50 miembros del personal dimitieron el lunes por la tarde en previsión del inminente cierre. Al día siguiente, el sitio web de noticias en inglés del periódico cerró, después de poco más de un año en funcionamiento. El sitio web oficial debía desconectarse a la medianoche del miércoles.

Transmisiones en vivo del último día

Afuera de las oficinas de Next Digital en el distrito de Tseung Kwan O el miércoles, los simpatizantes se reunieron y gritaron consignas de apoyo. Con las linternas de sus teléfonos inteligentes encendidas, los empleados del Apple Daily saludaron a los partidarios desde los balcones mientras el reloj marcaba la medianoche.

Dentro de las oficinas, las transmisiones en vivo mostraban al personal preparando frenéticamente la edición final, que tenía una tirada estimada de un millón de copias, mientras algunos recordaban anécdotas con colegas y decenas de periodistas y fotógrafos documentaban los momentos finales de la empresa.

Uno de los miembros del personal, un veterano periodista identificado sólo como "Lee", dijo a la VOA a principios de esta semana que, sin importar lo que sucediera, "trabajaría hasta el último minuto del Apple Daily".

Los periodistas del periódico han anticipado durante mucho tiempo que Apple Daily cerraría operaciones.

Después de que las oficinas de la empresa fueran allanadas en agosto de 2020 tras el arresto de Lai, el editor en jefe del periódico, Ryan Law, tranquilizó al personal y los alentó a seguir informando si ocurría otra redada policial.

Law fue uno de los cinco ejecutivos arrestados el pasado 17 de junio, cuando la policía allanó las oficinas por segunda vez en un año. Los cinco están acusados de colusión extranjera. Law permanece bajo custodia.

Lai actualmente está cumpliendo condena en la cárcel luego de su participación en las protestas en 2019. El magnate de los medios de 73 años también está a la espera de juicio por cargos de colusión extranjera bajo la ley de seguridad nacional y podría enfrentar cadena perpetua.

Lai fundó Apple Daily como un tabloide en 1995. Más tarde, el periódico se centró en la política, pero con sus críticas abiertas a China, los patrocinadores se volvieron cautelosos, lo que provocó una disminución de los ingresos publicitarios.

"El cierre de Apple Daily marca el final de una era vibrante y libre en Hong Kong", dijo a VOA Emily Lau, exlíder del Partido Demócrata.

Si bien los residentes tienen mayor seguridad y libertad que algunos países, "la salida de Apple Daily hace que muchas personas sientan la pérdida de la libertad de prensa y la libertad de expresión", dijo Lau.

Pero Lau insistió en que a pesar del cierre del periódico prodemocracia, "la libertad de prensa no está muerta".

El analista político Joseph Cheng, quien se mudó a Australia desde Hong Kong, dijo a la VOA que es un día triste para el movimiento a favor de la democracia y para Hong Kong en general.

"Es un día triste para Hong Kong también porque la forma en que el periódico dejó de publicarse significa ciertamente que no hay mucha libertad de los medios de comunicación en el territorio", dijo.

¿Lo de siempre?

Cheng agregó que la reputación de Hong Kong como centro financiero internacional también podría verse dañada.

"Ahora ciertamente vemos que la libertad de información fluye, el estado de derecho (...) se ha erosionado mucho, por lo que afectará el medio de vida y el funcionamiento de Hong Kong", dijo Cheng.

Los manifestantes solían llevar copias del Apple Daily durante las manifestaciones en fechas importantes en Hong Kong, y el periódico era un "compañero, una fuerza de apoyo espiritual y moral", dijo Cheng.

Una de esas fechas fue el 1 de julio, que marcó el regreso de Gran Bretaña del territorio a China en 1997. En 2021, la fecha marcará un año desde que entró en vigor la ley de seguridad nacional.

Por primera vez en 18 años, el Frente de Derechos Humanos Civiles a favor de la democracia canceló la manifestación anual para conmemorar el 1 de julio. El convocante del grupo, Figo Chan, fue encarcelado en mayo por una protesta ilegal en 2019.

Beijing aprobó la ley de seguridad nacional después de protestas antigubernamentales en 2019. La legislación prohíbe actos que las autoridades consideren subversión, secesión o colusión extranjera.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo a principios de esta semana que estaba "profundamente preocupado por el uso selectivo de la ley de seguridad nacional por parte de las autoridades de Hong Kong".

El portavoz Ned Price dijo a los periodistas que los cargos "tienen una motivación puramente política" y que la ley se está utilizando como una "herramienta para reprimir a los medios independientes".

El legislador de Hong Kong, Holden Chow, dijo que los arrestos de los ejecutivos de Apple Daily eran una "aplicación legal adecuada" y no un intento de suprimir la libertad de prensa.

Chow describió la seguridad nacional como de "suma importancia" en la región y dijo a la VOA: "Como siempre, la gente de Hong Kong continuará disfrutando de la libertad de prensa garantizada por la Ley Básica siempre y cuando no vayan más allá de la ley".

Pero los grupos de derechos de los medios condenaron las acciones de Hong Kong el miércoles.

Sophie Richardson, directora para China de Human Rights Watch, tuiteó: "Las autoridades chinas parecen tener la intención no solo de limitar la libertad de prensa en Hong Kong, sino de acabar con ella".

Otros tienen una perspectiva más esperanzadora. El abogado y comentarista con sede en Taiwán Sang Pu señala que, si bien el entorno de los medios es "muy oscuro", todavía existen medios independientes.

"¿Significa que no hay prensa libre en Hong Kong? No necesariamente. Estamos en 2021 y es una era digital. Están surgiendo muchos medios de noticias en línea, como Stand News y Citizen News, y hay otras cuentas de noticias populares en Facebook , en Twitter ", dijo Sang Pu al servicio en mandarín de la VOA.

[Stella Hsu y Peggy Chang del servicio VOA Mandarin contribuyeron a este informe]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

XS
SM
MD
LG