Enlaces para accesibilidad

¿Qué es la Liga contra el Silencio y qué busca en Colombia?


Foto que pertenecer al reportaje 'Guerra en Chocó`, publicado en la página web de la Liga Contra el Silencio. [Foto: Cortesía a Liga Contra el Silencio]

La Liga Contra el Silencio publica alrededor de 50 historias al año. Las zonas remotas son priorizadas.

Aunque la situación de la libertad de prensa en Colombia ha mejorado y la cifra de asesinatos contra comunicadores ha disminuido, la situación de los periodistas no es la adecuada y está permeada por dos grandes amenazas o factores silenciadores: el uso de la fuerza, generalmente de los grupos armados ilegales, y la presión indebida que ejerce el dinero a la pauta publicitaria.

Así lo afirmó la Voz de América, Sinar Alvarado, coordinador de la Liga Contra el Silencio, una alianza de dieciocho medios colombianos, que nació en 2016 como una iniciativa de la Fundación para la Libertad de prensa FLIP.

No se define como “un medio de comunicación convencional” sino que trabaja por “proveer soporte financiero, logístico y editorial, y además coordina producciones periodísticas que siempre se hacen en colaboración entre los distintos medios aliados”.

Para el coordinador, en Colombia muchos reporteros viven amenazados por los grupos armados ilegales o por diferentes poderes, incluso públicos.

“En muchos lugares, con demasiada frecuencia, la pauta publicitaria en Colombia se usa como recompensa, cuando el periodista o el medio se portan ‘bien’, y como castigo, cuando se portan mal, cuando cuentan cosas que algún poder preferiría mantener ocultas”, afirma.

A propósito, la Liga busca “combatir la desinformación” que se genera a raíz “del miedo, riesgos y presiones indebidas” que viven los periodistas, “para que las historias relevantes, historias que deben participar, que deben estar en el debate público, efectivamente figuren”, explica Alvarado.

Sinar Alvarado, coordinador de la Liga Contra el Silencio, en Colombia
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:44 0:00

En medio de la pandemia y en los lugares más apartados del país, los grupos ilegales han ganado más terreno y se han incrementado los riesgos para los medios pequeños, según expone Alvarado: “Muchos están amenazados, les toca pedir protección o les toca sencillamente moverse, desplazarse de los lugares donde viven durante un tiempo” y esto termina “afectando la producción de noticias de información".

"Un periodista asustado es un periodista que se lo piensa dos veces antes de contar una historia que se considere relevante porque esa puede ser la última historia que cuente”.
Sinar Alvarado, coordinador de la Liga Contra el Silencio

La Liga, entonces, apoya, remunera y protege el trabajo de estos profesionales, sin ponerlos en riesgo.

“Los identificamos en las piezas, les pagamos su trabajo cuando apoyan la reportería, pero buscamos siempre protegerlos porque estamos convencidos de que una historia, por buena que sea, por relevante y necesaria que resulte, no vale una vida”, explicó Alvarado a la VOA.

Estas historias son publicadas, siempre y cuando tengan algún tipo de vínculo con cualquiera de los medios aliados o que hayan tenido relación directa con la Liga, desde que empezó el proyecto, hace casi cinco años.

Censura, la amenaza latente

Para Laila Abu Shihab Vergara, cofundadora y editora general del medio de comunicación independiente Vorágine, hacer parte de la Liga “es un orgullo”.

“Nos ayuda a luchar contra las formas de silenciarnos de los grandes poderes. Y, por el otro lado, principalmente nos ayuda a tener una fuente adicional de ingresos, que para los medios chiquitos e independientes como Vorágine, es algo fundamental, es definitivo”, dice la editora.

Periodista colombiana: la Liga Contra el Silencio permite que los medios se blinden “contra la censura"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:12 0:00

El medio nació hace casi 15 meses, en medio de la crisis que estaban viviendo algunos de sus cofundadores, quienes fueron despedidos por grandes medios de comunicación en Colombia.

Está enfocado, entre otros temas, en “destapar la corrupción en todos los niveles” e investigar historias relacionadas con la vulneración de derechos humanos, según explicó su cofundadora a la VOA.

El periodista Juan Pablo Barrientos, integrante y quien ha publicado desde hace algunos años diversas investigaciones y libros relacionados con los abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica en Colombia, enfrenta actualmente siete acciones de tutela en su contra y en contra de la editorial, a causa de la publicación de su más reciente libro ‘Este es el Cordero de Dios’.

El texto describe la historia de un hombre que, siendo niño, fue abusado sexualmente por 38 sacerdotes e inducido a la prostitución.

Para Laila, estos casos de acoso judicial “quitan mucho tiempo y mucha energía y mucho dinero. Y eso es lo que hace es desincentivar y desmotivar a los periodistas para que sigan investigando”.

“Te diría que aquí en Colombia es la táctica principal por la que los grandes poderes quieren callar y silenciarlos”, agregó.

Al trabajar en alianza, gracias a la Liga, Laila manifiesta que se blindan “contra la censura y la forma y el deseo de silenciarnos de los poderes”. Expone que hoy los grandes medios deben trabajar juntos: “Hacer buen periodismo pasa por trabajar en red y llave con otros periodistas y con otros medios".

Por otro lado, la Liga los apoya en obtener recursos para sostener y financiar las investigaciones e historias, además de aportar capacitaciones y talleres, otro de los desafíos para los periodistas colombianos, según explica la cofundadora de Vorágine.

Cambio del modelo de negocio

La Liga apoya financieramente a los medios. Alvarado argumenta que desde hace varios años se está experimentando a nivel global un cambio en el modelo de negocio que financia el ejercicio periodístico.

“Estamos tratando de adaptarnos al nuevo escenario y ensayando buscando formas de que el periodismo sobreviva porque la crisis es el modelo de negocio y no del oficio”, dice el coordinador de la Liga.

Los periodistas del medio independiente La Cola de Rata supieron del trabajo de la Liga y allí encontraron parte de la financiación para un soñado proyecto.

Maritza Palma Lozano, periodista de La Cola de Rata, dijo que fue la oportunidad para tener una mirada desde afuera del equipo, y de pulirse editorial y jurídicamente.

Explica que si bien no han padecido la censura de frente, la Liga es un gran soporte para un medio que nació hace diez años y que busca trabajar en investigaciones de largo aliento en la ciudad colombiana de Pereira.

A pesar de la dificultades, Alvarado asegura que en Colombia existe un escenario “muy nutrido por medios y jóvenes que han ido surgiendo” y la tecnología ha permitido crear medios más fáciles de implementar y de sostener.

La Liga cuenta con el apoyo de la cooperación internacional, Reporteros Sin Fronteras, el gobierno de Holanda y la Open Society Foundation, entre otros actores.

Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG