Enlaces para accesibilidad

Atentado dinamitero deja decenas de muertos y heridos en Afganistán


Ciudadanos afganos esperan fuera de un hospital para ver a sus familiares en Kabul, Afganistán, 30 de abril de 2021. Un potente camión bomba golpeó una casa de huéspedes en el este de Afganistán el viernes, matando a decenas e hiriendo hasta a 90, dijo el

La retirada de tropas estadounidenses y de la OTAN se ha iniciado. Un atentado con un camión cargado de explosivos dejó decena de muertos y heridos. Nadie se había adjudicado el ataque.

Una poderosa bomba transportada por un camión en una ciudad del este de Afganistán mató al menos a 25 personas e hirió a más de 90, dijeron el viernes funcionarios en Afganistán.

La violencia mortal se produjo un día antes de que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN comenzaran a retirar oficialmente las últimas tropas del país devastado por el conflicto.

Un portavoz del Ministerio del Interior afgano, Tariq Arian, dijo que esperaba que aumentara el número de muertos. Dijo que el ataque de última hora de la noche ocurrió frente a una abarrotada casa de huéspedes en Pul-e-Alam, la capital de la provincia de Logar, a unos 70 kilómetros al este de la capital afgana, Kabul.

No hubo atribuciones inmediatas de responsabilidad por el ataque, pero los funcionarios rápidamente acusaron a la insurgencia talibán de conspirar para perpetrar el atentado.

La retirada militar de unas 2.500 tropas estadounidenses y unas 7.000 tropas aliadas ha comenzado, aunque estaba programada oficialmente para comenzar este sábado, y la retirada se completará el 11 de septiembre. La retirada está destinada a poner fin a la guerra afgana de casi dos décadas de duración.

Enviados de EE. UU., Rusia, China y Pakistán se reúnen con líderes talibanes en Doha, Qatar, para discutir la paz afgana, 30 de abril de 2021. (Foto de los talibanes)
Enviados de EE. UU., Rusia, China y Pakistán se reúnen con líderes talibanes en Doha, Qatar, para discutir la paz afgana, 30 de abril de 2021. (Foto de los talibanes)
Reunión de cinco partidos en Doha

El atentado del viernes se produjo pocas horas después de que el enviado especial de paz afgano de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, y sus homólogos de Rusia, Pakistán y China se reunieran con líderes talibanes en Qatar para presionarlos para que avanzaran en las estancadas conversaciones de paz con rivales afganos.

Un alto líder talibán, Sher Abbas Stanikzai, dirigió a su equipo en las conversaciones en Doha, la capital de Qatar.

La salida militar extranjera ha alimentado los temores de que la violencia afgana se intensifique a menos que los talibanes y Kabul reanuden lo que se conoce oficialmente como negociaciones de paz intraafganas y lleguen a un acuerdo para compartir el poder.

El portavoz de los talibanes, Mohammad Naeem, dijo que las discusiones de cinco partes en Doha se centraron en la eliminación de los nombres de los líderes insurgentes de una lista de sanciones de la ONU, la liberación de los prisioneros talibanes de las cárceles del gobierno de Kabul y otros asuntos afganos relacionados con la paz.

"Todas las partes acordaron que el trabajo práctico debe comenzar con la eliminación de los nombres de la lista negra", dijo Naeem en un comunicado posterior a la reunión.

El grupo de cuatro naciones también se reunió con miembros del equipo negociador del gobierno afgano en Doha.

En una declaración conjunta emitida después de reuniones con ambas partes, los gobiernos de Estados Unidos, Rusia, Pakistán y China reiteraron que la retirada de las tropas extranjeras debería garantizar una transición constante de la situación en Afganistán.

“Hacemos hincapié en que, durante el período de retirada, el proceso de paz no debe interrumpirse, no se producirán peleas ni turbulencias en Afganistán y se debe garantizar la seguridad de las tropas internacionales”, dijo.

Se insta a los talibanes a renunciar a la ofensiva

La declaración pidió a todas las partes del conflicto en Afganistán que reduzcan el nivel de violencia en el país, e instó a los talibanes a no continuar con su "ofensiva de primavera", refiriéndose a los intensos ataques insurgentes contra las fuerzas de seguridad afgana durante la tradicional temporada de lucha de verano.

Las conversaciones intraafganas, que comenzaron en septiembre pasado en Doha, se derivaron de un acuerdo de febrero de 2020 que Washington firmó con los talibanes y que sentó las bases para que las tropas extranjeras lideradas por Estados Unidos abandonaran el país.

Las tropas debían haber salido de Afganistán el 1 de mayo de acuerdo con el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes a cambio del cese de los ataques insurgentes contra las fuerzas extranjeras y garantías de apoyar el contraterrorismo.

Sin embargo, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció a principios de este mes que la reducción comenzaría el 1 de mayo, citando razones logísticas para no cumplir con el plazo.

La reducción ha comenzado, dijo el jueves a la prensa la subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. Y un funcionario de la OTAN confirmó a la VOA que algunos de los 7.000 soldados enviados a Afganistán como parte de la multinacional Operación Apoyo Decidido también habían abandonado el país.

Los talibanes denunciaron la violación del acuerdo y se negaron a participar en cualquier reunión afgana relacionada con la paz hasta que todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN estuvieran fuera de Afganistán.

El corresponsal de seguridad nacional de la VOA, Jeff Seldin, contribuyó a este informe.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG