Enlaces para accesibilidad

Myanmar: Aung San Suu Kyi reaparece tras violento día de protestas


Manifestantes portan carteles con la efigie de la exlíder de facto de Myanmar Aung San Suu Kyi en una protesta en Naypyitaw, el 15 de febrero de 2021.

Es la primera aparición pública de Suu Kyi desde que fue removida del gobierno y encarcelada por los militares el 1 de febrero.

La exlíder de facto birmana Aung San Suu Kyi apareció este lunes ante una corte de Myanmar, la primera vez que se le ve en público desde que fue removida junto a otros miembros del gobierno civil que fueron detenidos por los militares el 1 de febrero.

Un abogado que la representa dijo que Suu Kyi, de 75 años, lucía bien en la audiencia por video en la capital del país, Naypyitaw. El abogado explicó que fue acusada de dos delitos: intento de incitar a disturbios públicos y violar una sección de las leyes de telecomunicaciones al operar un equipo sin licencia.

Suu Kyi ya fue acusada de importar ilegalmente seis radios walkie-talkie no registrados que fueron hallados en su casa durante un registro, y por violar la ley nacional de desastres naturales por celebrar eventos público bajo las restricciones por COVID-19.

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad lanzaron este lunes en Rangún gases lacrimógenos y granadas de concusión para dispersar a manifestantes, un día después de disturbios que dejaron 18 muertos y 30 heridos en varias partes del país.

Imagen sacada de un video de manifestantes en Rangún, Myanmar, luchando contra gases lagrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad el 1 de marzo de 2021.
Imagen sacada de un video de manifestantes en Rangún, Myanmar, luchando contra gases lagrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad el 1 de marzo de 2021.

Día sangriento

Según la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el domingo fue el peor día de manifestaciones desde el golpe militar.

Testigos de las protestas dijeron que la policía usó gases lacrimógenos, balas de goma, cañones de agua y en algunos casos dispararon contra los manifestantes en Rangún, la mayor ciudad de Myanmar.

La agencia AP reportó que fotos de cartuchos usados de armas de fuego fueron publicadas en las redes sociales. En videos de la prensa se observó a manifestantes que arrastraban a algunos heridos, dejando marcas de sangre en el pavimento.

La policía también recurrió a la fuerza para tratar de disolver protestas en otras ciudades como Mandalay y Dawei.

"Durante todo el día, en varias partes del país, la policía y fuerzas militares confrontaron a manifestaciones pacíficas, usando fuerza letal y menos letal”, dijo un comunicado de la portavoz de la oficina de derechos humanos de la ONU, Ravina Shamdasani.

El comunicado llamó a los militares a “suspender inmediatamente el uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos”.

Un manifestante muestra diversos cartuchos de armas de fuego usados por las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos en Mandalay, Myanmar, el 26 de febrero de 2021.
Un manifestante muestra diversos cartuchos de armas de fuego usados por las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos en Mandalay, Myanmar, el 26 de febrero de 2021.

Opciones internacionales

Más tarde el domingo, el relator especial de la ONU, Tom Andrews, emitió una declaración con una lista de las opciones de los estados miembros y el Consejo de Seguridad para emprender acciones.

“Mientras la junta militar de Myanmar intensifica su violencia contra el pueblo, creo que es imperativo que la comunidad internacional intensifique su respuesta”, dijo Andrews.

Entre las opciones propuestas en el comunicado están un embargo global de armas contra las empresas de los militares o controladas por ellos, y convocar al Consejo de Seguridad para discutir la situación.

En cuanto a sanciones, Andrews exhortó a los países que ya las han impuesto, a “considerar más de inmediato".

Estados Unidos condenó el domingo por la noche la represión a las protestas y sugirió que podría imponer sanciones.

“Condenamos la abominable violencia de las fuerzas de seguridad birmanas contra el pueblo de Birmania y continuaremos promoviendo la rendición de cuentas a los responsables”, dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, en un mensaje de Twitter, usando el antiguo nombre de Myanmar.

“Respaldamos con firmeza al valiente pueblo de Birmania y alentamos a todos los países a hablar con una sola voz que apoye su voluntad”, agregó.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG