Enlaces para accesibilidad

Reino Unido teme regreso de al-Qaeda a Afganistán


Banderas talibán ondean en la puerta de la sede de la policía en la ciudad de Ghani, Afganistán, el 12 de agosto de 2021. Foto tomada de un video divulgado por el Talibán y distribuida por Reuters.

Londres puso en marcha una operación para sacar de Afganistán al personal de su embajada en Kabul.

El secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, advirtió este viernes que Afganistán está en peligro de convertirse en un estado fallido y vaticinó que al-Qaeda volverá a florecer en el país.

“Estoy absolutamente preocupado de que los estados fallidos son caldo de cultivo para ese tipo de personas”, dijo Wallace a la emisora británica Sky News.

Horas antes, el ministro anunció que Reino Unido despacharía a cientos de paracaidistas listos para combatir hacia Kabul para ayudar a evacuar a más de 4.000 tropas británicas y unos 2.000 afganos que podrían ser asesinados por el Talibán por trabajar con los militares británicos.

Las autoridades también anunciaron el jueves que la embajada británica se trasladaría de la llamada Zona Verde en las afueras de la capital afgana hacia un lugar no revelado que los jefes de seguridad consideran más seguro.

El personal de la sede será reducido también al mínimo y se ocupará más que nada en procesar visas para los afganos aprobados para evacuación.

“Las seguridad de los ciudadanos británicos, el personal militar británico y el antiguo personal afgano son nuestra prioridad. Tenemos que hacer todo lo posible por garantizar su seguridad”, dijo Wallace el jueves.

El Ministerio de Defensa dijo en un comunicado que el desplazamiento, que será completado en las próximas 48 horas, “debido al incremento de la violencia y el rápido deterioro del entorno de seguridad en el país”.

Todas las tropas británicas, sin embargo, tienen fecha para salir de Afganistán a principios de septiembre, en línea con el plazo del presidente de EE. UU., Joe Biden, para la retirada de las tropas terrestres estadounidenses y que también se está cumpliendo por otros miembros de la OTAN.

La rapidez del avance militar del Talibán en la última semana tomó por sorpresa a muchos funcionarios británicos, que se sumó a las críticas de los legisladores conservadores a la decisión de la administración Biden de retirarse de Afganistán.

“Es como si les tiraran la alfombra de entre los pies a nuestros socios”, dijo por Twitter el conservador Tom Tugendhat, presidente del comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes.

Tugendhat describió la decisión de una “falla lamentable de geoestrategia y de estatismo”.

“Una salida apresurada no es una señal de éxito. Necesitar refuerzos para mantener la puerta abierta mientras se sale es una señal segura de fracaso”, añadió.

El general Richard Dannatt, un ex jefe del ejército británico, también criticó la decisión de retirarse de Afganistán.

“Temo que Joe Biden destapó todo esto, porque aunque la muy reducida fuerza de OTAN estaba aún en Afganistán, estábamos respaldando al Ejército Nacional Afgani y ellos estaban manteniendo a raya al Talibán. Él decidió cortar y huir de allí y ha desatado esta situación. Es muy triste”, dijo.

Las fuerzas de la OTAN lideradas por EE. UU. invadieron Afganistán hace casi 20 años tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos lanzados por al-Qaeda, que recibía el amparo del gobierno del Talibán.

Un total de 456 soldados y empleados civiles del Ministerio de Defensa del Reino Unido murieron en Afganistán en esas dos décadas.

El secretario de Defensa Wallace expresó este viernes que “este no era el momento para hacer la decisión, porque probablemente Al-Qaeda volverá”. También dijo que desaprobó públicamente el acuerdo de retirada entre EE. UU. y el Talibán acordado en 2020 por la administración del expresidente Donald Trump.

“Consideré que era un error hacerlo de esa forma, que todos como comunidad internacional pagaríamos las consecuencias, pero cuando Estados Unidos como la nación del acuerdo tomó esa decisión, la forma en que estábamos todos configurados, la forma en que se había hecho, significaba que teníamos que salir también”, explicó.

Biden dijo el martes a los reporteros en Washington que no se arrepiente de la retirada, a pesar de los rápidos avances del Talibán.

En palabras a los reporteros en la Casa Blanca, Biden declaró que Estados Unidos mantiene los compromisos que hizo con el gobierno afgano de ofrecer apoyo aéreo a los militares afganos, pagar los salarios del ejército y suministrar equipos a las fuerzas afganas.

“Ellos tienen que pelear por su cuenta. Tienen que tener la voluntad de pelear”, añadió el presidente.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG