Enlaces para accesibilidad

Talibanes dispersan protesta: al menos tres muertos y varios heridos


Combatientes talibanes patrullan en el barrio de Wazir Akbar Khan en la ciudad de Kabul, Afganistán, el miércoles 18 de agosto de 2021.

KABUL/ISLAMABAD - Los talibanes continúan consolidando el poder en Afganistán en medio de informes de violencia contra manifestantes en la parte oriental del país, un día después de que el grupo islamista anunciara que “la guerra ha terminado” y que no habrá represalias.

Los testigos dicen que los insurgentes talibanes dispararon al aire y golpearon a la gente con porras en la ciudad de Jalalabad, donde un grupo de manifestantes intentó quitar una bandera talibán y reemplazarla con la bandera nacional afgana el miércoles. Al menos tres personas murieron y muchas otras resultaron heridas. Los talibanes no comentaron sobre el asunto.

El martes, los talibanes prometieron respetar los derechos de las mujeres "dentro de la ley islámica" y formar un gobierno "islámico inclusivo".

Gran Bretaña y Estados Unidos dicen que trabajarán con otras naciones para desarrollar una estrategia coordinada para Afganistán, y que cuando se trata de las promesas de los talibanes sobre cómo funcionará, las acciones del grupo son, en última instancia, lo que importa.

"Juzgaremos a este régimen basándonos en las decisiones que tome, y por sus acciones más que por sus palabras, por su actitud hacia el terrorismo, la delincuencia y los narcóticos, así como por el acceso humanitario y los derechos de las niñas a recibir una educación, dijo a los miembros del parlamento el miércoles el primer ministro británico, Boris Johnson.

El martes Johnson habló por teléfono con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Una declaración de la Casa Blanca dijo que los líderes "discutieron la necesidad de una coordinación cercana y continua entre aliados y socios democráticos sobre la política de Afganistán en el futuro, incluidas las formas en que la comunidad mundial puede brindar más asistencia humanitaria y apoyo a los refugiados y otros afganos vulnerables". Acordaron celebrar una reunión de líderes del G-7 la próxima semana para discutir la situación.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo a los periodistas el martes que la comunidad internacional espera que los talibanes "cumplan con sus obligaciones con los derechos humanos básicos y la dignidad humana de las personas". Explicó que la administración de Biden comunicaría directamente a los talibanes "cuáles son los costos para ciertos tipos de acciones y cuáles son nuestras expectativas".

La situación en torno a la capital afgana, Kabul, continuó en calma el miércoles, días después de que los talibanes tomaran el control de la ciudad. El tráfico había aumentado desde el domingo cuando las calles estaban casi desiertas. Más mujeres fueron visibles en las calles el miércoles, pero la mayoría de ellas eran mujeres mayores o niñas muy jóvenes.

Faltaba la multitud normal de jóvenes afganas en las calles o en los cafés de las zonas elegantes de Kabul. Las mujeres estaban más cubiertas de lo normal en Kabul antes de la toma de posesión de los talibanes. Los hombres también llevaban el traje local, shalwar kameez.

Los talibanes gobernaron el país con una interpretación estricta del Corán y la ley Sharia, mientras estuvo en el poder desde 1996 hasta 2001, cuando una invasión liderada por Estados Unidos derrocó al grupo en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Los temores sobre el regreso a ese estilo de gobierno, junto con las represalias contra quienes trabajaban para grupos de ayuda o fuerzas militares extranjeras, han llevado a multitudes de civiles en Kabul a buscar la evacuación junto con diplomáticos extranjeros y otros ciudadanos extranjeros.

Después de un comienzo caótico que incluyó varias muertes y la interrupción de vuelos el lunes, las evacuaciones continuaron el miércoles y Estados Unidos dijo que quería aumentar la cantidad de personas a las que sale de Afganistán cada día a entre 5.000 y 9.000.

Miles huyen de Afganistán; el caos era inevitable, según la Administración Biden
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:35 0:00

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que hasta el martes por la noche Estados Unidos había evacuado a más de 3.200 personas.

Alemania está llevando a cabo su propia campaña de evacuación, incluidos sus ciudadanos, activistas de derechos humanos y afganos que trabajaron con fuerzas extranjeras. El primero de los vuelos de Alemania aterrizó la madrugada del miércoles en Frankfurt, dijo la aerolínea Lufthansa.

Tanto Alemania como Estados Unidos estaban enviando más tropas al aeropuerto para ayudar con los esfuerzos de evacuación.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo el miércoles que un vuelo con 25 ciudadanos franceses y 184 afganos aterrizó en Abu Dhabi.

La ministra de Relaciones Exteriores holandesa, Sigrid Kaag, tuiteó que los dos primeros vuelos que transportaban personas de regreso a su país habían salido de Kabul y que los funcionarios estaban trabajando con aliados para coordinar futuras evacuaciones.

[Contiene información de Associated Press, AFP y Reuters]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG