Enlaces para accesibilidad

Nueva York ve posible aplanamiento de la curva de coronavirus


Todos los puntos de referencia de Nueva York se ven afectados por la situación del coronavirus. [Foto: Ronen Suarc]

NUEVA YORK, EE.UU. — El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que es "cautelosamente optimista" de que el estado norteamericano más afectado por la pandemia está comenzando a ver un número menor de nuevas infecciones, incluso cuando la tasa de mortalidad sigue siendo dramáticamente alta.

"Para usar un término usado en exceso, somos cautelosamente optimistas de que estamos disminuyendo la tasa de infección", dijo Cuomo el viernes a los periodistas en la capital del estado, Albany. "Eso es lo que dicen los números, eso es lo que nos sugieren los datos".

Agregó que el promedio de tres días de pacientes que requieren hospitalización ha disminuido significativamente. La cantidad de personas que requieren tratamiento de cuidados intensivos también está disminuyendo, y por primera vez hay menos personas en las UCI del estado.

"La mala noticia es que seguimos perdiendo una gran cantidad de vidas y sufrimos un gran dolor como estado: 777 vidas perdidas", dijo. El viernes es el cuarto día consecutivo que el número de muertos ha superado los 700.

La población del estado de Nueva York de 19.5 millones ha sido gravemente afectada por el virus, con más de 160.000 casos confirmados, lo que lo coloca por delante de España e Italia.

Cuomo comparó la situación actual con los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 que mataron a 2.753 personas en Nueva York. Hasta el momento, 7.844 neoyorquinos han sido registrados como muertes por coronavirus.

"Creí que el 11 de septiembre era la peor situación con la que iba a lidiar en mi vida", dijo Cuomo. "En términos de vidas perdidas, que esta situación supere el 11 de septiembre todavía está más allá de mi capacidad de apreciarlo completamente".

El gobernador expresó alivio porque el estado parece estar desafiando las predicciones de los estadísticos sobre cuántas personas podrían requerir hospitalización, cifras que habrían colapsado por completo el sistema de salud del estado.

Pero dijo que este no es el momento para relajarse y aliviar el distanciamiento social y otras medidas que han contribuido a doblar la curva.

"Lo que hagamos hoy determinará la tasa de infección dentro de dos o tres días", recordó a los residentes.

Cuomo dijo que la clave para reabrir el estado de Nueva York y lograr que las personas vuelvan a trabajar será hacer pruebas a gran escala para ver quién tiene el virus y quién es inmune. Dijo que se necesitarán millones de kits de pruebas e instó al gobierno federal a invocar la Ley de Producción de Defensa para fabricarlos en semanas, no meses.

"Si tuviera una Ley de Producción de Defensa del Estado de Nueva York, la usaría", dijo Cuomo. "Yo no la tengo".

También dijo que sería prudente estudiar lo que otros países, especialmente en Asia, han hecho para reiniciar sus economías para ver qué ha funcionado y qué no.

"Asegurémonos de estudiar las aguas por delante y proceder con precaución antes de emprender el próximo viaje", dijo el gobernador.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG