Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Perú: Tras meses prófugo, exsecretario del presidente Castillo se entrega a la justicia


Bruno Pacheco, exasesor principal del presidente de Perú, Pedro Castillo, aparece junto al mandatario, en el centro, y su esposa Lilia Paredes, el día de la toma de posesión de Castillo, en Lima, Perú, el 28 de julio de 2021.
Bruno Pacheco, exasesor principal del presidente de Perú, Pedro Castillo, aparece junto al mandatario, en el centro, y su esposa Lilia Paredes, el día de la toma de posesión de Castillo, en Lima, Perú, el 28 de julio de 2021.

Bruno Pacheco era buscado por la Policía desde marzo. Es un hombre clave en las investigaciones por corrupción contra el mandatario de izquierda.

La fiscal de la Nación, Patricia Benavides, informó el martes que Bruno Pacheco, quien fue secretario personal de Pedro Castillo en los primeros meses de su presidencia, se entregó a la justicia tras estar más de 100 días prófugo.

Pacheco resulta ser un hombre clave en las investigaciones fiscales contra el actual mandatario que, en dos días cumplirá un año en el poder y cuenta con una desaprobación que bordea el 80% por diversas encuestadoras.

Según diarios como El Comercio y La República, Pacheco se entregó el pasado viernes, tras una negociación con el equipo especial de fiscales creado para indagar los casos de corrupción de este gobierno.

El ex hombre de confianza del presidente Castillo se veía ya acorralado por las autoridades. La semana pasada fue intervenida una casa al sur de Lima donde se habría escondido un buen tiempo. La presión y sus problemas de salud lo habrían motivado a darle fin a la situación de clandestinidad en la que se encontraba.

Los citados medios comunicación sostienen que, durante el fin de semana pasado, el exsecretario presidencial ya brindó una declaración con el fin de convertirse en colaborador de la justicia. Habría revelado que el propio presidente Castillo dio la orden para facilitar su huida de la Policía.

Ante esta cooperación, el Poder Judicial oficializó este martes que se le ha variado la prisión preventiva dictada contra Pacheco en marzo por una prisión domiciliaria.

Bruno Pacheco estaría implicado en las presuntas irregularidades en el proceso de licitación del proyecto Puente Tarata por parte el Ministerio de Transportes y Comunicaciones -por una presunta presión al jefe del sistema tributario para favorecer a unas empresas- y en los ascensos irregulares en la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, que fueron revelados en noviembre del 2021. Por estos casos, el presidente Castillo es investigado por la fiscalía.

La entrega de Pacheco desató reacciones tanto en el gobierno como en la oposición. “Para mi gobierno es satisfactorio que el señor Bruno Pacheco se haya puesto a disposición de la justicia. Eso evidencia la falsedad sobre la supuesta protección del Ejecutivo, esperamos que se imponga la verdad”, escribió el presidente Castillo.

En el Congreso, pidieron al exsecretario presidencial que cuente todo lo que sabe de los presuntos actos de corrupción del Ejecutivo. Días atrás se había deslizado la posibilidad de reunir firmas para presentar una moción de vacancia contra Castillo.

Esta sería la tercera vez, porque en diciembre y marzo pasado no se lograron los 87 votos necesarios para acabar con el gobierno. En paralelo, diversos gremios empresariales han publicado comunicados exigiendo que el jefe de Estado renuncie.

“La situación del presidente es muy delicada. Tiene varias investigaciones penales abiertas y hay dos personas que lo sindican como jefe de una organización criminal”, sostuvo el exprocurador anticorrupción José Ugaz a la Voz de América hace unas semanas.

El exprocurador anticorrupción mencionó que cuando la Policía capture al exministro de Transportes, Juan Silva; al exsecretario presidencial Bruno Pacheco y el sobrino de Castillo, quienes son buscados por la justicia por estar involucrados en actos de corrupción en el caso Puente Tarata, ahí comenzará el fin del actual régimen.

“Conforme se vaya corroborando la información proporcionada por los colaboradores eficaces y el Ministerio Público emita un dictamen acusatorio, el presidente Castillo va tener que tomar una decisión: renuncia, se somete a un proceso de destitución por parte del Congreso o la ciudadanía saldrá a la calle para que deje el poder”, indicó.

Todavía no se sabe dónde se encuentran el exministro de Transportes, Juan Silva, y el sobrino del mandatario, Fray Vásquez, quienes también están implicados en los casos por corrupción de Castillo. Si ambos se entregan o son capturados, al igual que Pacheco, la situación del gobierno sería muy delicada en lo político.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG