Enlaces para accesibilidad

“Trato de propagar energía positiva”: pianista alegra a refugiados ucranianos


El pianista Davide Martello en Medyka, Polonia. [Foto: Júlia Riera/VOA]

Como muchos otros voluntarios, el pianista Davide Martello, llegó a Medyla, ciudad fronteriza de Polonia con Ucrania. Voz de América conversó con él.

Son las 7 de la tarde en Medyka, uno de los cruces fronterizos más concurridos por los refugiados ucranianos que llegan a Polonia. Mientras el cielo se va oscureciendo y el frío se agudiza, una melodía empieza a sonar. Es la famosa canción titulada “Imagine", de John Lennon.

El sonido de los pasos de los centenares de refugiados se mezcla con llantos de niños y las notas de la canción. ¿Quién la está interpretando? Miro a mi alrededor y, a lo lejos, cerca de unas carpas que ofrecen ayuda humanitaria para los que huyen de la guerra, veo a un joven tocando el piano. A su derecha, varios refugiados y voluntarios lo escuchan embelesados.

Me acerco y también caigo rendida ante las suaves notas. Por un momento olvido que estoy en un improvisado campo de refugiados. Reflexiono sobre el significado de la canción, una de las composiciones más célebres de Lennon, y que fue inspirada en una utopía donde reina la paz. Miro a los refugiados que escuchan atentamente al pianista y me doy cuenta de que más de 50 años después que la canción viera la luz, la gente sigue sufriendo en muchos sitios del mundo.

El intérprete de la versión a la oda a la paz de Lennon es Davide Martello, un joven alemán con orígenes italianos, que recorre el mundo con un rudimentario piano que fabricó él mismo y que tiene dibujado un gran símbolo de la paz.

“Trato de propagar energía positiva para dar la bienvenida a los refugiados que están llegando, decirles que están seguros”, explica a la Voz de América tras finalizar la interpretación. “Vienen de lugares donde caen bombas, y aquí escuchan la música del piano. Es sólo un gesto simbólico”, dice con timidez.


Y aunque Martello califique su labor como “un gesto simbólico”, hay varios estudios que demuestran los beneficios que tiene la música para los humanos. La investigación titulada “Music on Our minds”, realizada por el “Global Council on Brain Health”, destaca que esta disciplina no sólo “estimula la actividad cerebral”, sino que también “mejora el humor de la gente”, y “tiene un potencial significativo para mejorar la salud del cerebro y el bienestar de las personas de diferentes edades".


Martello, que también es conocido como “el pianista de la paz” o como “Klavier Kunst", su nombre artístico, no sólo interpreta canciones consideradas “clásicos” de la música. Aunque dice que normalmente le gusta interpretar canciones “más tranquilas”, también toca melodías más actuales y hasta éxitos “mainstream”, los más populares entre la llamada “cultura de masas: “A veces vienen y me dicen qué canciones quieren oír. Me enseñan sus favoritas a través de YouTube y trato de interpretarlas”, comenta.

Además, al oír las notas de su piano, algunos de los refugiados que saben tocarlo, se acercan e interpretan alguna canción. De esta manera, comparten momentos emotivos con Martello, y, por unos minutos, se evaden de la realidad que les ha tocado vivir.

El pianista ha estado en varios lugares de conflicto antes de llegar a Polonia. Semanas previas al estallido de la invasión de Rusia a Ucrania, estuvo en Leópolis, una ciudad del oeste de Ucrania.

El joven también estuvo en Mineápolis, Estados Unidos, en verano de 2020, después que la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía generara una gran oleada de protestas por todo el país.

En 2015 estuvo en París, tras los atentados de la Sala Bataclán, perpetrados por yihadistas y en los que murieron más de 100 personas y más de 400 resultaron heridas. Afganistán y Kosovo también son algunos de los países donde, en el pasado, Martello se trasladó junto a su piano para disminuir el dolor causado por la guerra.

Tras la experiencia recogida en cada uno de sus viajes, y mientras ahora ve a diario cómo cada vez más familias llegan en calidad de refugiados desde Ucrania, tiene claro su llamado: “Paz”.

“Paz y tratar de seguir adelante, no hay que olvidar, pero hay que intentar seguir adelante con lo que estás lidiando en este momento. Las guerras tienen un inicio y un final. Esto acabará tarde o temprano”, concluye mientras vuelve a deslizar los dedos sobre su piano.

"Pianista de la paz" en Medyka
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG