Enlaces para accesibilidad

¿Por qué exhortan a vacunar contra la fiebre amarilla en Venezuela?


Un agente de salud estatal de control endémico observa muestras de mosquitos causantes de la fiebre amarilla en el parque Anhanguera en Sao Paulo, Brasil. Octubre 27, 2017.

En 2020 Venezuela recibió 4,7 millones de dosis de vacuna contra la fiebre amarilla a través del Fondo Rotatorio de la OPS. La vacuna es considerada la medida preventiva “más importante”, pues no hay tratamiento antivírico específico para la enfermedad.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reportó haber recibido la notificación de siete casos confirmados de fiebre amarilla en humanos en una zona rural del estado Monagas, en el oeste de Venezuela, seis de ellos “sin antecedente vacunal”, de acuerdo a la más reciente actualización epidemiológica publicada a principios de mes.

La situación genera alarma en expertos debido al frágil sistema sanitario del país, donde se ha evidenciado casos de enfermedades que habían sido erradicadas como sarampión, difteria y malaria.

El resurgimiento de casos de fiebre amarilla en Venezuela se debe a “la escasa vigilancia epidemiológica, entomológica, virológica y a la baja cobertura vacunal”, explica la Academia Nacional de Medicina (ANM).

La ANM exhortó al Ministerio Popular para la Salud (MPPS) a publicar el boletín epidemiológico, reactivar la vigilancia epidemiológica y vacunar lo más pronto posible a toda la población en riesgo de contraer la enfermedad.

Desde el 2017 las autoridades venezolanas no publican datos epidemiológicos, lo que ha generado criticas por parte de las sociedades científicas del país.

Consultado por VOA, Huniades Urbina, secretario académico de la ANM y expresidente de la Sociedad Venezolana de Pediatría, aseguró que no se justifica que “la gente no esté inmunizada” porque la vacuna forma parte del esquema de vacunas nacional autorizado para adultos y niños a partir de un año de edad.

“Evidentemente no hubo una vigilancia epidemiológica adecuada después que aparecieron los monos muertos y aparecen 7 casos con sintomatología, así cualquiera hace un diagnóstico. El asunto es que la epidemiología sirve para adelantarse a la enfermedad, cosa que no ocurrió en este caso en Venezuela”, expresó.

El boletín de la OPS puntualiza que se identificaron “epizootias (enfermedad transitoria en una región y ataca a individuos de una o varias especies de animales) en primates no humanos”, a 35 km y 150 km del área urbana de Maturín, estado Monagas.

El médico pediatra alerta que la enfermedad puede propagarse debido a que el virus es transmitido por zancudos e insiste en la necesidad de vacunarse.

“Mucha gente dice que no se vacuna porque no va a viajar. Usted no tiene que viajar para vacunarse, usted tiene que vacunarse porque Venezuela es un país endémico de fiebre amarilla. A la gente le hace falta información y es deber del ministerio educar a la gente”, insistió.

En el 2013 la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que no es necesario aplicar dosis de refuerzo.

“Con una dosis es suficiente. Es una buena noticia porque las vacunas alcanzan para más personas”, comenta Urbina.

¿Qué es la fiebre amarilla y cómo se transmite?

La fiebre amarilla es una enfermedad “vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados” y es endémica en áreas tropicales de África y América Latina.

Los síntomas son similares a los del dengue: fiebre, dolor muscular y de cabeza, escalofríos, perdida del apetito, nauseas o vómitos, según la OPS.

Hernán Carrasco, jefe de epidemiología molecular del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (UCV) explica que, al picar a animales que sirven de reservorio, en este caso monos, principales portadores de la enfermedad, los mosquitos pueden proliferar e infectar a humanos.

“Si una persona está en una zona de alto riesgo, donde se han detectado casos y migra hacia una zona no endémica, la presencia de mosquitos aedes pueden a su vez infectarse al picar a las personas y comenzar una propagación del virus y es ahí donde las autoridades de salud deben tener una vigilancia epidemiológica muy estricta”, sostiene.

Desde el 15 de octubre, República Dominicana comenzó a exigir el certificado de vacunación contra fiebre amarilla a venezolanos que deseen viajar a ese país caribeño, pero ya existía una larga lista de países que lo exigen.

En algunos distritos sanitarios de Venezuela se iniciaron jornadas de vacunación contra la fiebre amarilla, sin embargo, ante la ausencia de información, muchos ciudadanos acuden a redes sociales para consultar dónde obtener la vacuna y, en caso de estar inmunizados, determinar dónde y cómo renovar el certificado que tiene una validez de 10 años.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG