Enlaces para accesibilidad

Avances en sistemas de transporte espacial transforman la costa de Florida


Un cohete Atlas V que lleva la cápsula CST-100 Starliner de Boeing está preparado para su lanzamiento a la Estación Espacial Internacional para un vuelo de prueba de repetición en Cabo Cañaveral, Florida, el 2 de agosto de 2021.

La zona de Cabo Cañaveral atrae desde 2011 a empresas de la aeronaútica espacial y con los proyectos del sector, se ha impulsado el empleo local por los contratos de ensamblaje y producción de transportadores en la zona.

Desde una percha junto al mar con vistas al ajetreo y el bullicio de los barcos que van y vienen en Cabo Cañaveral, en la costa este de Florida, Dale Ketcham reflexiona con nostalgia sobre décadas de historia.

"Me mudé aquí y aprendí a caminar en Cocoa Beach tres años antes de que se creara la NASA" en 1958, comenta Ketcham, quien no solo puede rememorar su vida en paralelo con el programa espacial de Estados Unidos, sino que ha tenido una visión de primera mano sobre la transformación de las economías de las comunidades que rodean el Centro Espacial Kennedy de la NASA varias veces desde la década de 1950.

"El programa espacial siguió progresando, pero siempre se centró en el gobierno", dijo Ketcham, y agrega que la configuración no trajo estabilidad a largo plazo a la fuerza laboral local.

"Durante 50 años aproximadamente, la Costa Espacial de Florida fue el lugar para el lanzamiento", pero no para la producción de naves espaciales, dijo Brian Baluta, de la Comisión de Desarrollo Económico (EDC) de la Costa Espacial de Florida.

La mayor parte del equipo utilizado en los programas Apolo y los transbordadores espaciales en la última mitad del siglo 20 fueron enviados a Florida para su ensamblaje.

Cuando Atlantis aterrizó en 2011 en la última misión del transbordador, marcó el final de una era en los vuelos espaciales humanos, con dolorosas consecuencias económicas para la llamada Costa Espacial. "Las pérdidas de empleos comenzaron a acumularse, y eso coincidió con la Gran Recesión", agrega Baluta.

Y eso fue realmente un doble golpe para esta zona. En 2011, el desempleo era del 12%; la economía y sus perspectivas no eran tan fuertes. La organización de Baluta respondió forjando un plan para impulsar la fortuna de la fuerza laboral del área de forma permanente.

"Comenzó con dar el paso inusual de llegar a las compañías que probablemente producirían el sucesor del transbordador espacial", agrega. En ese momento, se llamaba Crew Exploration Vehicle, y aún no había un contrato para ello", dijo.

"Pero nos pusimos en contacto con Lockheed Martin, Northrop Grumman y Boeing, las compañías que probablemente competirían y ganarían ese contrato, e hicimos el tono inusual de: 'Si ganas el contrato, no solo deberías considerar lanzar desde Cabo Cañaveral, sino que deberías considerar ensamblar tu nave espacial aquí'", recuerda.

Diversificar productos

El concepto despegó. "Al igual que diversificar una cartera, si diversifica el área y sus productos, puede superar esos mínimos", dijo Kelly DeFazio de Lockheed Martin. Su compañía ganó el contrato para crear la nave espacial de próxima generación de la NASA que transporta a los humanos de regreso a la luna.

El Vehículo de Exploración de la Tripulación, ahora llamado Orión, es la cápsula de la tripulación de las próximas misiones Artemisa. En lugar de fabricarlos en otro lugar, algunos de los componentes clave de Orion se ensamblan en el nuevo Centro STAR (Spacecraft, Test, Assembly and Resource) de Lockheed Martin, cerca de Titusville, Florida, que es el antiguo hogar del Campamento Espacial y el Salón de la Fama de los Astronautas de los Estados Unidos.

"Este centro en particular aquí fue una inversión de 18 meses y 20.000 millones de dólares por parte de Lockheed Martin, y eso está ayudando a expandir la huella de fabricación para la Costa Espacial y permitiéndonos aumentar el rendimiento (producción) con el tiempo para apoyar la misión lunar", dijo DeFazio, quien también es residente desde hace tiempo de la Costa Espacial de Florida.

Hoy en día supervisa el trabajo en STAR Center, que incluye la creación de arneses de cableado y la aplicación de baldosas térmicas que protegerán la cápsula Orión.

En medio de toda la actividad en el STAR Center, DeFazio dijo que la emoción local está aumentando. "Creo que comenzará a quedar muy claro con el lanzamiento de Artemis 1 que hay una diferencia", explica.

"Vamos a llevar a los humanos más lejos de lo que nunca han ido antes. Cuando crecí con los siete astronautas originales, era realmente una ciudad fronteriza", dijo Ketcham.

Esa descripción de la ciudad fronteriza del Salvaje Oeste es también la forma en que caracteriza la actual Costa Espacial, con contratistas del gobierno y compañías privadas compitiendo por bienes raíces y acceso al lanzamiento.

"En muchos sentidos, vamos a volver. ... La fuerza laboral es más joven, particularmente con Space X. No tienen miedo de fallar", dijo Ketcham.

"Cuanto más mejor"

Space X, Blue Origin y la asociación Airbus y One Web son solo algunas del creciente número de compañías que ahora tienen instalaciones cerca de las plataformas de lanzamiento de cohetes en el Centro Espacial Kennedy, gracias en parte a los esfuerzos del EDC y organizaciones como Space Florida, donde Ketcham ahora se desempeña como vicepresidente.

"Acabamos de tener un anuncio esta semana de que habrá una pequeña compañía de lanzamiento llamada Astra que vendrá aquí para construir pequeños cohetes para satélites pequeños, que es un gran componente nuevo de la industria espacial", dijo Ketcham.

"Pero también tenemos Firefly, Relativity viniendo, y otros vendrán después de eso". Cuanto más, mejor, agrega Ketcham, quien cree que la ráfaga de actividad no solo ayuda a la economía local, sino que también mantiene a Estados Unidos competitivo a nivel mundial en lo que él ve como una nueva carrera espacial internacional.

China lidera la carrera

"Los chinos pondrán más cohetes en órbita que nosotros porque los chinos son competitivos, muy inteligentes, muy capaces, muy bien dotados de recursos y muy comprometidos. Y son los principales competidores en el espacio", dijo Ketcham.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, está de acuerdo. Durante una audiencia de asignaciones de la Cámara de Representantes de Estados Unidos realizada de forma virtual el año pasado, señaló su alarma por los recientes éxitos en el programa espacial chino, incluido el aterrizaje de un rover en la superficie de Marte, y le preocupa que sus ambiciones no se limiten al Planeta Rojo.

"Quieren enviar tres grandes módulos de aterrizaje al polo sur de la luna", dijo Nelson a los miembros del Congreso. "Y ahí es donde está el agua. Y todavía estamos a uno o dos años de que un módulo de aterrizaje mucho más pequeño vaya allí".

Nelson quiere que los legisladores estadounidenses aumenten los fondos de la NASA para que la agencia pueda completar el programa Artemisa, que planea devolver a los humanos, incluida la primera mujer, a la Luna, con Marte como destino final.

"Creo que eso está agregando un nuevo elemento en cuanto a si queremos o no ponernos serios y realizar mucha actividad para aterrizar humanos en la superficie de la luna", puntualizó.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Serie especial de la Voz de América

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG