Military equipments are seen during a military parade to commemorate the 8th Congress of the Workers' Party in Pyongyang, North…
Parte de un equipamiento militar integra el desfile para el Congreso de los Trabajadores en Corea del Norte el 14 de enero de 2021.

Corea del Norte sigue siendo “una prioridad urgente para Estados Unidos”, aseguró el viernes el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en rueda de prensa.

Price, en conferencia telefónica, dijo que Washington mantiene su compromiso con la desnuclearización del país asiático y que espera que la prensa no confunda “la falta de contacto directo con Corea del Norte como una indicación del desafío” que pueda hacer ese país.

El vocero de la diplomacia estadounidense recalcó que el avance y la insistencia del gobierno norcoreano en los programas de misiles balísticos hacen “que esta sea una prioridad urgente para los Estados Unidos". "Estamos comprometidos con abordar junto con nuestros aliados y socios cuando se trata de nuestra estrategia”, acotó.

EE.UU. descarta indicios de una "provocación" de Corea del Norte ante la inauguración de Biden
Sin descuidar la beligerancia de Corea del Norte, los estrategas militares de EE. UU. no han visto amenazas reales de la nación asiática ante la inminente toma de posesión de Joe Biden, el próximo 20 de enero.

El objetivo de EE.UU. en tal sentido, señaló Price, “se centrará en reducir la amenaza a Estados Unidos y a nuestros aliados, así como en mejorar la vida de los pueblos de Corea del Norte y del Sur”.

Así mismo, precisó que no hay “una falta de urgencia”, sino un camino que se va trazando junto a los aliados de EE.UU. para “asegurarnos de haber realizado el trabajo diplomático”.

En 2020 el presidente norcoreano Kim Jong Un anunció que ya no se sentía comprometido con la pausa que se autoimpuso al detener las pruebas de armas nucleares, lo que causó preocupación en el último año de mandato de Donald Trump.

Trump y Kim se reunieron en tres ocasiones, incluida la histórica cumbre que tuvo lugar en Singapur en 2018, en la que ambos líderes se vieron cara a cara. Sin embargo, aunque fue la primera ocasión en que se reunieran dos mandatarios en activo de ambas naciones, no hubo avances en los programas de desnuclearización.