Enlaces para accesibilidad

Líder iraní condena intoxicaciones de niñas en escuelas


El líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, habla durante una ceremonia en Teherán el 6 de marzo de 2023.
El líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, habla durante una ceremonia en Teherán el 6 de marzo de 2023.

Supuestos envenenamientos de niñas se han estado reportando en las escuelas en Irán desde finales del año pasado, pero las autoridades no han logrado descubrir su naturaleza o si se trata de acciones intencionales.

El líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, dijo este lunes que si se demuestra que una serie de supuestas intoxicaciones en escuelas de niñas es deliberada, los responsables deben ser condenados a muerte por cometer un “crimen imperdonable”.

Es la primera vez que Jamenei, que tiene la última palabra sobre todos los asuntos del estado, menciona públicamente los supuestos envenenamientos, que comenzaron a finales del año pasado y han enfermado a cientos de niñas en Irán.

Las autoridades no admitieron el fenómeno hasta hace unas pocas semanas y no han dado detalles sobre quién podría estar detrás de los ataques o qué productos, en su caso, se habrían utilizado. A diferencia de la vecina Afganistán, Irán no tiene un pasado de ataques de extremistas religiosos contra la educación de las mujeres.

“Si se demuestra el envenenamiento de estudiantes, los que estén detrás de este crimen deben ser condenados a pena capital y no habrá amnistía para ellos”, dijo Jamenei, según la agencia de noticias estatal IRNA.

Las autoridades han reconocido supuestos ataques en más de 50 escuelas en 21 de las 30 provincias del país desde noviembre.

El ministro iraní del Interior, Ahmad Vahidi, dijo el fin de semana que los investigadores habían reunido “muestras sospechosas”, sin dar más detalles. Pidió a la población que mantuviera la calma y acusó a enemigos no identificados de avivar el miedo para socavar a la república islámica.

Vahidi informó que al menos 52 escuelas habían sufrido supuestos envenenamientos, mientras que medios iraníes han dado una cifra de más de 60 centros. Al menos una escuela masculina habría resultado afectada, según reportes.

Los videos de padres preocupados y niñas en salas de urgencias con vías intravenosas en los brazos han llenado los medios sociales.

Irán ha impuesto duras restricciones a los medios independientes desde el estallido de protestas en todo el país en septiembre, lo que complicaba determinar la naturaleza y el alcance de las supuestas intoxicaciones.

Las autoridades detuvieron al periodista residente en la ciudad de Qom Alí Pourtabatabaei, que había informado de forma regular sobre los supuestos envenenamientos, según indicaron medios iraníes este lunes. El conservador diario Kayhan había pedido en un editorial la detención de editores de periódicos que publicaran artículos sobre la crisis críticos con la teocracia iraní.

Las protestas del año pasado comenzaron por la muerte de una joven que había sido detenida por la policía iraní de la moral, supuestamente por incumplir el estricto código de vestuario del país.

Hay precedentes de ataques de conservadores religiosos iraníes contra mujeres que consideran no visten de forma modesta en público, pero incluso en el apogeo de la Revolución Islámica en 1979, las mujeres y las niñas siguieron asistiendo a escuelas y universidades.

Las niñas afectadas han reportado dolores de cabeza, palpitaciones cardiacas, sensación de letargo o incapacidad para moverse. Algunas dijeron haber notado un olor a mandarinas, cloro o productos de limpieza.

Los reportes sugieren que al menos 400 escolares han enfermado desde noviembre. Vahidi, el ministro del Interior, dijo en su comunicado que dos niñas seguían hospitalizadas por problemas crónicos previos. No se han reportado muertes.

El domingo, cuando se reportaron más ataques, circularon videos en medios sociales en los que niñas se quejaban de dolor en las piernas y el abdomen y sensación de mareo. Los medios estatales lo han descrito en su mayoría como “reacciones histéricas”.

La Organización Mundial de la Salud documentó un fenómeno similar en Afganistán entre 2009 y 2012, cuando cientos de niñas de todo el país denunciaron olores extraños e intoxicaciones.

No se encontraron pruebas que respaldaran las sospechas, y la OMS dijo que parecía tratarse de “enfermedades psicógenas masivas”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG