Enlaces para accesibilidad

ONU: estados condenan a la junta militar golpista de Myanmar


Flores yacen cerca de fotos de manifestantes que murieron durante una protesta contra el golpe militar en Myanmar, frente al edificio de la ASEAN en Yakarta, Indonesia, el 12 de marzo 2021.

La Asamblea General aprobó una resolución de condena a la violencia desatada por la junta militar que dio un golpe de estado en Myanmar el pasado 1 de febrero.

La comunidad internacional envió un fuerte mensaje el viernes a las fuerzas armadas de Myanmar, condenando su toma del gobierno civil y su violenta represión de meses de duración contra los manifestantes a favor de la democracia.

En una resolución adoptada en la Asamblea General de la ONU por 119-1, con Bielorrusia como único país votando en contra y 36 abstenciones, los estados miembros pidieron el fin de la violencia y el respeto de la voluntad del pueblo como se expresó en las elecciones de noviembre. Pidieron el regreso a la vía democrática, la liberación de los detenidos políticos y el fin del estado de emergencia impuesto tras el golpe del 1 de febrero.

Si bien el poder legal para imponer un embargo de armas internacional recae únicamente en el Consejo de Seguridad, la resolución hace un llamado a "todos los estados miembros para evitar el flujo de armas hacia Myanmar".

El embajador de Myanmar, que está alineado con el gobierno de unidad nacional, dio la bienvenida a la resolución y dijo que esperaba que ayudara a presionar al ejército para que detenga "sus actos inhumanos", pero se mostró decepcionado porque la resolución estuvo "muy por debajo de nuestras expectativas".

El embajador de Myanmar en las Naciones Unidas, Kyaw Moe Tun, se dirige al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza, el 11 de marzo de 2019. 
El embajador de Myanmar en las Naciones Unidas, Kyaw Moe Tun, se dirige al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza, el 11 de marzo de 2019. 

El embajador Kyaw Moe Tun dijo que habían pasado más de 130 días desde el golpe y que no había señales de que la brutal represión militar fuera alivio. Hizo un llamamiento a la comunidad internacional, así como al Consejo de Seguridad de la ONU, a tomar "acciones colectivas y decisivas" para aliviar la violencia.

Cerca de 900 manifestantes civiles han sido confirmados muertos y 6.000 arrestados desde que los militares tomaron el poder el 1 de febrero, rechazando el resultado de las elecciones de noviembre que dieron poder abrumadoramente al partido Liga Nacional para la Democracia.

"El ejército todavía está operando en su propia realidad retorcida, ignorando los llamados de la comunidad internacional", dijo Kyaw Moe Tun.

La resolución también pide a los militares que "faciliten inmediatamente" una visita de la Enviada Especial de la ONU, Christine Schraner Burgener. Ella ha estado tratando de regresar al país desde el golpe, pero la junta la ha desanimado repetidamente.

"El tiempo es esencial", dijo a la reunión. "La oportunidad de revertir la toma del poder militar se está reduciendo y la amenaza regional aumenta".

Los manifestantes reaccionan después de que la policía lanzara gases lacrimógenos durante una manifestación contra el golpe militar en la ciudad noroccidental de Kalay, el 2 de marzo de 2021.
Los manifestantes reaccionan después de que la policía lanzara gases lacrimógenos durante una manifestación contra el golpe militar en la ciudad noroccidental de Kalay, el 2 de marzo de 2021.

Dijo que habían surgido enfrentamientos en áreas cubiertas por el acuerdo nacional de alto el fuego de 2015, y que ha habido "enfrentamientos graves" en zonas con treguas bilaterales de larga data con el ejército.

"El riesgo de una guerra civil a gran escala es real", advirtió.

El 24 de abril, en una cumbre en Indonesia, los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático emitieron un plan de cinco puntos para sacar al país de la crisis. El plan incluía el diálogo, la mediación de la ASEAN y el cese de las hostilidades. El ejército de Myanmar lo ha ignorado hasta ahora.

La Asamblea General instó a la junta a colaborar con la ASEAN para buscar una salida pacífica a la crisis. Pero no todos los miembros de la ASEAN apoyaron la resolución. Brunei, Camboya, Laos y Tailandia se abstuvieron.

Un manifestante contra la junta de Myanmar sostiene un cartel que critica a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), en Mandalay, Myanmar, el 5 de junio de 2021.
Un manifestante contra la junta de Myanmar sostiene un cartel que critica a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), en Mandalay, Myanmar, el 5 de junio de 2021.

Los diplomáticos dijeron que el bloque de 10 miembros prefirió apoyar la medida en un "consenso" en lugar de una votación registrada. Pero Bielorrusia exigió la votación registrada y eso socavó la unidad.

China, que no es miembro de la ASEAN y está cerca del ejército de Myanmar, también se abstuvo.

El viernes temprano, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo a los periodistas que los abusos contra los derechos humanos y los asesinatos deben detenerse y que las condiciones deben ser creadas para la restauración de la democracia.

"Espero que la Asamblea General pueda enviar un mensaje muy claro en esta dirección porque no podemos vivir en un mundo donde los golpes militares se conviertan en una norma. Es totalmente inaceptable", dijo a la prensa.

El enviado de la Unión Europea, Olof Skoog, quien formó parte del grupo central que negoció el texto, dijo que lograron enviar a los militares un mensaje poderoso "que es la condena más amplia y universal de la situación en Myanmar hasta la fecha".

"(La resolución) deslegitima a la junta militar, condena su abuso y violencia contra su propio pueblo y demuestra su aislamiento a los ojos del mundo", dijo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

XS
SM
MD
LG