Enlaces para accesibilidad

Le llueven las críticas a Borges por sus declaraciones tras anunciar que renuncia


Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores del presidente interino Juan Guaidó, en Washington DC, el 29 de octubre de 2019.

Las reacciones de la oposición venezolana a las declaraciones del canciller del gobierno interino, Julio Borges, tras anunciar que renunciará, han expuesto grietas y falta de consenso entre sus filas.

Julio Borges, encargado de Relaciones Exteriores del gobierno interino de Juan Guaidó en Venezuela, anunció el fin de semana que renunciará a su puesto el martes, y las reacciones de la oposición venezolana han expuesto rupturas y grietas en sus filas.

El gobierno de Guaidó -reconocido por decenas de países como presidente interino de Venezuela- se limitó a anunciar quiénes serán los encargados de asumir las competencias del canciller, pero en redes sociales, dirigentes políticos opositores han criticado la posición de Borges, quien planteó que “la noción de gobierno interino debe desaparecer completamente”.

Olivia Lozano, del partido Voluntad Popular y presidenta de la Comisión de Política Exterior del Parlamento de 2015, calificó como “desafortunadas y mezquinas” las declaraciones de Borges y lo invitó a entregar su informe de gestión y justificación de gastos.

“Necesario es recordarle que la mayoría de nuestro cuerpo diplomático, en clara muestra de insatisfacción con su gestión y producto de los desencuentros en torno a su manejo de la política exterior, le habían solicitado su renuncia en reiteradas oportunidades”, escribió en Twitter.

Andrés Velásquez, miembro del partido La Causa R, reaccionó asegurando que el anuncio de Borges “rompe con la política de la usurpación de Maduro, políticamente le quita presión a la dictadura, debilita el labrado apoyo internacional” y divide aún más a la oposición.

Carlos Berrizbeitia, diputado electo en 2015 y dirigente del partido Proyecto Venezuela, opinó que las declaraciones de Borges contra el gobierno interino forman parte de una estrategia suya en conjunto con Henrique Capriles, excandidato presidencial opositor en 2012 y 2013, de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

“Cuando los egos superan la razón, pasan estas cosas. Primero piensan en sus apetencias personales del futuro y en los colores políticos de sus partidos, en vez de pensar en Venezuela. Este no es el momento de la discusión dentro de la oposición por quién va a ser el candidato opositor en 2024”, aseveró.

Berrizbeitia señaló las denuncias de corrupción en la oposición por el presunto mal manejo de los activos del país en el extranjero.

“Primero Justicia tiene la bancada más grande de la Asamblea Nacional de 2015. Borges no puede sacar el bulto a irregularidades que haya habido en el gobierno interino. En el G4 (bloque de partidos opositores más importantes), partidizaron las directivas. Se repartieron los directores y empresas”, afirmó.

El gobierno de Colombia intervino en septiembre pasado la empresa Monómeros, uno de los dos principales activos de Venezuela en el extranjero y administrada por gerentes designados por los principales partidos aliados de Guaidó, bajo sospechas de irregularidades administrativas.

El caso puso en tela de juicio la transparencia de la gerencia de esas empresas por parte de la oposición.

Guaidó propuso reestructurar Monómeros, pero la comisión delegada del Parlamento de 2015 rechazó la idea en noviembre en una votación interna. Delegados de Primero Justicia, el partido de Borges y Capriles, y del movimiento socialdemócrata Acción Democrática opinaron en contra.

El venezolano Víctor Maldonado, politologo y profesor de la Universidad Monteavila, en Caracas, dijo que Borges “fue el gran socio del interinato de Guaidó (...) fue todo este tiempo el canciller, todo este tiempo el partido Primero Justicia apoyó todas y cada una de las decisiones", pero que “nadie” quiere asumir los costos de un interinato “que se ha corrompido, que no tiene legitimidad interna y tiene muy poca credibilidad externa”, dijo en referencia a Monómeros.

Borges dijo el domingo que no seguiría siendo parte de una estructura que ha utilizado activos del Estado para “fines personales y para provecho personal”.

"El hecho de que no haya en este momento una respuesta a la auditoría que pide la comisión que se hizo para investigar el caso Monómeros, que no haya una respuesta al plan urdido que había para tomarse Monómeros por parte del entorno de Juan Guaidó, es para mi intolerable”, dijo.

A principios del mes pasado, cinco partidos de la oposición venezolana respaldaron la posición de que Guaidó continúe en sus funciones “hasta tanto no sea convocado un proceso de elecciones presidenciales”.

De acuerdo a un comunicado divulgado por los partidos políticos Encuentro Ciudadano, Voluntad Popular, Proyecto Venezuela, La Causa R y Copei, todos miembros de la Plataforma Unitaria, “la Asamblea Nacional (2015) constitucionalmente subsiste hasta que sea reemplazada por otra válidamente electa”.

Días atrás, por su parte, María Corina Machado, la figura más prominente del ala de la oposición radical, afirmó que el país requiere una nueva dirección política y propuso una “gran elección popular” en la que los venezolanos puedan elegir el liderazgo opositor que conduzca a un cambio político en el país.

Pero se trata de una propuesta que, según coinciden diversos analistas, carece de un plan de “instrumentación”.

Críticas desde Europa

Los cuestionamientos hacia Borges también llegaron desde el exterior. Leopoldo López Gil, eurodiputado del Partido Popular, señala a la VOA desde Bruselas que la renuncia de Borges “es lo mejor que le ha podido pasar al gobierno interino” pues Guaidó “tenía dentro de su equipo a personas que tienen aspiraciones personales”.

“Es una oportunidad para cohesionar el gobierno interino, tener un equipo de mayor lealtad y deslastrarse de aquellos que por intereses especiales (...) nunca formaron parte del equipo y nunca hicieron nada por fortalecer al gobierno interino” detalla el eurodiputado, quien también subraya que el ahora excanciller, “no habría cumplido ninguna tarea”.

Diputada venezolana Dinorah Figuera opina sobre renuncia de Julio Borges
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:21 0:00

Entre tanto, la diputada de la Asamblea Nacional exiliada en España, Dinorah Figuera, considera la renuncia de Borges representa un ejercicio de “reflexión” para la oposición y “no debe verse como un enfrentamiento”.

“Nos hace un un llamado a enfocarnos, como gobierno interino y como diputados de la Asamblea Nacional, a que retomemos el objetivo del cese de la usurpación y del gobierno de transición hacia unas elecciones libres” dijo a la VOA.

La parlamentaria considera como “vital” la implementación de reformas propuestas por Borges, como el reajuste del estatuto de transición.

Investigador Carlos Malamud habla sobre papel de la UE respecto a la oposición venezolana
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

Analistas como Carlos Malamud, investigador principal del Real Instituto Elcano, con sede en Madrid, por su parte, consideran que el líder opositor venezolano “está tocado desde hace tiempo”.

Aún así, Malamud expone a la Voz de América que el Parlamento Europeo seguirá actuando en la misma línea: apoyando “la causa de la democracia en Venezuela” y la “participación política de la oposición”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG