Enlaces para accesibilidad

Estados bálticos y Polonia cada vez más alarmados ante una Rusia con sed de revancha


Soldados del ejército lituano instalan alambre de púas en la frontera con Bielorrusia en Druskininkai, Lituania, el 9 de julio de 2021. [Foto de archivo]

La tensión causada por la presencia de tropas rusas en la frontera con Ucrania sigue escalando.

Los ex países comunistas de Europa del Este están cada vez más nerviosos por lo que ven como una Rusia revanchista, con sus gobiernos observando cuidadosamente la crisis de Ucrania en busca de pistas sobre dónde más el líder ruso, Vladimir Putin, podría causar problemas.

Reino Unido anunció el lunes que 350 comandos de la Marina Real que estaban en ejercicios en Noruega serán desviados a Polonia para participar en la "planificación de contingencia". La medida se produce cuando aumentan las tensiones en torno al despliegue de fuerzas de Rusia en las fronteras de Ucrania en la mayor acumulación militar desde 1945.

Un funcionario de Defensa británico dijo que el desvío se trata de "tranquilizar a los socios de Europa del Este", que temen que Putin esté utilizando a Ucrania como ariete en una campaña para cambiar el acuerdo de seguridad posterior a la Guerra Fría en Europa y restablecer una esfera de influencia rusa en Europa del Este.

Y el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo el martes que está preparado para desplegar aviones de combate en Bulgaria y Rumania y buques de guerra en el Mar Negro. Londres "no se estremecerá", dijo.

Presencia de la OTAN

La OTAN tiene tropas rotando dentro y fuera de Europa del Este en lo que los funcionarios de la sede de la alianza occidental en Bruselas describen como una presencia persistente, pero no permanente. Han dicho que los despliegues de tropas han sido intencionalmente ligeros desde el Báltico hasta el Mar Negro en un intento por disuadir, pero no provocar, la agresión rusa.

Desde la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, ha habido cuatro grupos de combate con un total de 5.000 soldados en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, encabezados por Estados Unidos, Alemania, Canadá y Reino Unido.

Estados Unidos ha puesto a disposición a otros 3.000 soldados para fortalecer las defensas de los aliados orientales de la OTAN, con el primer destacamento que llegó el sábado a la base militar de Rzeszów en el sureste de Polonia. Y Alemania se prepara para reforzar su pequeño grupo de combate de 1.200 soldados que se encuentra actualmente en Lituania.

La OTAN está considerando una postura militar a largo plazo en Europa del Este, dijo el lunes el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

“Estamos considerando ajustes a más largo plazo en nuestra postura, nuestra presencia en la parte oriental de la Alianza. No se ha tomado una decisión final al respecto, pero ahora hay un proceso en curso dentro de la OTAN”, comentó a los periodistas en Bruselas.

Los comentarios de Stoltenberg fueron elogiados por los gobiernos de Europa del Este.

“Con base en la experiencia histórica, vemos que solo una política de disuasión decidida puede detener cualquier posible agresión rusa y, con base en la misma historia, vemos que la política de apaciguamiento solo alienta al enemigo potencial a hacer algo”, Mariusz Blaszczak, el ministro de Defensa de Polonia, dijo el lunes.

El próximo movimiento de Putin

Los analistas polacos dicen que hay temores reales en Europa central y oriental de que las fronteras establecidas estén ahora bajo amenaza. Si Putin decide agregar más territorio ucraniano al que se apoderó en 2014, preguntan, ¿qué le impedirá usar la diplomacia coercitiva o la guerra híbrida para fabricar una crisis en otro lugar?

Putin ha lamentado con frecuencia que la desintegración de la Unión Soviética dejó a 25,3 millones de rusos étnicos fuera de la Federación Rusa, muchos de ellos viviendo en ex repúblicas soviéticas, incluidos los Estados bálticos. El Kremlin ha utilizado la presencia de una considerable minoría étnica rusa en Ucrania para ejercer presión, y algunos líderes de los Estados bálticos de Estonia, Lituania y Estonia temen que lo mismo pueda suceder con sus países.

“En Varsovia, Vilnius, Riga y Tallin, el ambiente está lleno de ansiedad”, coinciden la historiadora Karolina Wigura y el analista político Jarosław Kuisz.

“La amenaza militar rusa a Ucrania despierta viejos traumas y, paradójicamente, no solo los generados desde el este. Otra angustia es, para decirlo sin rodeos, que Occidente vuelva a abandonarnos”, agregaron en un comentario.

“Muchos ciudadanos de Europa central y oriental tienen claros recuerdos de vivir bajo el gobierno de Moscú. Para ellos, 30 años de independencia no es suficiente para desterrar la preocupación de que estamos atrapados en un ciclo de historia que se repite constantemente”, apostillan.

Los despliegues de la OTAN, que se ven eclipsados por la acumulación militar de Rusia, de alguna manera calman los nervios, pero existe el temor de que Putin ya no se sienta atado por el orden posterior a la Guerra Fría, que él cree que va en contra de los intereses nacionales de Rusia. Las fábricas de trolls rusos han atacado durante mucho tiempo a los Estados bálticos con desinformación utilizando mensajes similares a la propaganda centrada en Ucrania, es decir, la OTAN los está ocupando y las minorías rusas están bajo amenaza, dicen los analistas.

Un guardia fronterizo ucraniano monta guardia en la frontera con Rusia no lejos del pueblo de Hoptivka, Ucrania, el miércoles 2 de febrero de 2022.
Un guardia fronterizo ucraniano monta guardia en la frontera con Rusia no lejos del pueblo de Hoptivka, Ucrania, el miércoles 2 de febrero de 2022.

Kaja Kallas, primer ministro de Estonia, dijo recientemente: “Los Estados bálticos son una península de la OTAN y, por lo tanto, tenemos nuestras preocupaciones”.

Estonia ha sido objeto de una serie de ataques cibernéticos desde 2007, que se atribuyen a Rusia y comenzaron en medio de una disputa entre Estonia y Rusia sobre la reubicación de un monumento soviético en Tallin.

Casi una cuarta parte de la población de Estonia es de etnia rusa, y aunque la integración ha avanzado a buen ritmo, la mayoría de los rusos étnicos envían a sus hijos a escuelas de idioma ruso y ven los medios de comunicación rusos. La tercera ciudad más grande del país, Narva, tiene un 80% de etnia rusa y los analistas la ven como el objetivo más probable para Moscú si el Kremlin decide fomentar los problemas.

Arvydas Anusauskas, el ministro de defensa lituano, señala que la canalización de tropas rusas a la vecina Bielorrusia para ejercicios militares a gran escala es desconcertante y dice que los simulacros representan una “amenaza directa” para su país.

Las relaciones entre Lituania y Rusia también han sido frías desde que el país se convirtió en el primero de los Estados bálticos y la primera república soviética en obtener la independencia en 1990. Las tropas rusas permanecieron en Lituania durante otros tres años mientras el entonces líder ruso Boris Yeltsin vinculaba las retiradas de tropas a cuestiones relativas a la minoría rusa en el país. El quince por ciento de la población de Lituania es de etnia rusa. Desde la independencia, los líderes lituanos han visitado Moscú solo tres veces.

“Esta es ahora un área llena de armamento. Las tropas rusas que se encuentran en el sur de su país se pueden mover muy rápidamente. Hay tipos de ataques híbridos en curso. Tuberías cayendo a pedazos. Así es como lamentablemente operan estos regímenes. No hay líneas rojas que no cruzarán”, dijo.

“Evitar la guerra” es el objetivo del presidente Macron en su visita a Putin
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:04 0:00

Šimonytė cuestionó la reunión del lunes entre el presidente francés Emmanuel Macron y Putin, mostrando cautela sobre la misión diplomática del presidente francés en Moscú. Al igual que otros líderes bálticos, desconfía de la idea, aparentemente planteada por Macron, de que se debe bloquear el ingreso de Ucrania a la OTAN. Los informes dijeron que el presidente francés sugirió que Ucrania debería permanecer permanentemente neutral.

“La neutralidad ayuda al opresor y nunca a la víctima”, dijo Šimonytė.

Los funcionarios de Defensa lituanos temen que el enclave ruso de Kaliningrado, que se encuentra entre Polonia y Lituania en el mar Báltico, pueda convertirse en el foco de un peligroso conflicto económico y militar entre Rusia y la OTAN, especialmente si la alianza occidental no hace frente al Kremlin en la crisis de Ucrania.

“Este es un momento de 1938 para nuestra generación”, dijo Ingrida Šimonytė, primera ministra de Lituania, al periódico británico The Guardian, una referencia al apaciguamiento de la Alemania nazi por parte de británicos y franceses. Ella teme que fuerzas rusas sustanciales permanezcan indefinidamente en Bielorrusia pase lo que pase en Ucrania y eso cambiaría el panorama de seguridad.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG