Enlaces para accesibilidad

Siete datos clave sobre las elecciones en Venezuela: caída del voto chavista, avance opositor en alcaldías


Trabajadores electorales esperan el cierre de la mesa electoral durante la elección de gobernadores estatales y alcaldes, en Caracas, 21 de noviembre de 2021.

El oficialismo perdió cerca de 1,9 millones de votos en comparación con las votaciones regionales de hace cuatro años. La fragmentación opositora se hizo más visible con los resultados del domingo.

Las elecciones regionales realizadas el pasado domingo en Venezuela dejaron un balance favorable para el chavismo en cuanto a número de cargos en su control, pero las cifras también arrojan detalles que permiten explicar la evolución de los cuadros políticos del país.

El Consejo Nacional Electoral adjudicó la victoria en 18 de 23 gobernaciones para el Partido Socialista Unido de Venezuela, afín al presidente Nicolás Maduro, así como la icónica alcaldía de Caracas, mientras hizo lo propio con tres de esos cargos para los partidos de la oposición.

Ambos bloques se disputan aún la victoria en dos estados: Barinas, donde el candidato opositor va a la cabeza por apenas centenares de votos; y Apure, donde el aspirante oficialista lidera con cerca de 3.000 votos de diferencia.

La Voz de América pone la lupa sobre los datos que permiten entender la evolución de la política venezolana tras las votaciones, desestimadas como transparentes por actores internacionales, como Estados Unidos.

1. Caída del voto chavista

El oficialismo ganó la mayoría de las gobernaciones y alcaldías, pero sus números de votación se desplomaron en comparación con procesos similares recientes. Según el primer boletín del CNE, la tarjeta del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo 3,7 millones de votos, cuando, en las regionales de 2017, sumó cerca de 5,6 millones de boletas a su favor.

Se trata de una pérdida de 1,9 millones de votos en comparación con las votaciones de gobernaciones y alcaldías de hace cuatro años. “La caída a partir de las regionales 2017 es evidente”, apuntó tras conocerse los resultados el experto en materia electoral venezolana y periodista, Eugenio Martínez.

2. Oposición avanza en alcaldías

La oposición venezolana suma 117 alcaldías de las 335 que estaban en juego el domingo, de acuerdo con el último boletín oficial: la Mesa de la Unidad Democrática, afín al llamado presidente interino Juan Guaidó, ganó 59; la disidente Alianza Democrática, 37; y otros partidos críticos de Maduro, 21.

La coalición de partidos opositores triunfó hace cuatro años en solo 26 alcaldías. El Partido Socialista Unido de Venezuela obtuvo el domingo la mayoría de los cargos municipales, 205, pero, en 2017, había ganado 298 alcaldías.

El politólogo venezolano John Magdaleno se preguntó en su cuenta de Twitter: “si esto se logró con semejantes niveles de desorganización y descoordinación opositora, ¿qué ocurriría con un mejor desempeño?”.

3. Derrotas por falta de acuerdos

La oposición acudió a las elecciones regionales con su voto disperso entre dos o más candidatos en no pocos estados, este domingo. Uno de los estados emblemáticos que pudo ganar una coalición crítica de Maduro fue Táchira.

Dos candidatos opuestos al chavismo, entre ellos la gobernadora electa en 2017 Laidy Gómez, sumaron suficientes votos para derrotar con holgura al aspirante oficialista, Freddy Bernal, pero, al ir divididos, ganó su rival.

Bernal obtuvo 138.000 votos, mientras Gómez logró 135.000 y Fernando Andrade, de la MUD, 54.000, suficientes para haber triunfado asociados.

Según cálculos del experto en políticas públicas y miembro del Wilson Center, Michael Penfold, la oposición hubiese ganado en “más de 14 estados” de Venezuela si hubiera logrado acuerdos firmes en sus candidaturas.

“La dispersión del voto y la fragmentación partidista fue el factor determinante que facilitó que el chavismo triunfara”, apuntó la noche del lunes en Twitter.

Manuel Rosales, gobernador opositor electo en Zulia por la MUD, aseguró que hubieran ganado 10 gobernaciones, como mínimo, si hubieran sellado pactos con otros partidos disidentes de Maduro para lograr candidaturas únicas.

4. Avanza la oposición disidente

Las votaciones del domingo marcaron el avance de movimientos y partidos que disienten tanto de Maduro como del llamado gobierno interino de Juan Guaidó. El bloque conocido como Alianza Democrática, a la que la oposición dura suele referirse como “alacranes”, lograron 37 alcaldías, mientras que otros partidos críticos del chavismo, entre ellos Fuerza Vecinal, ganaron otras 21.

“Fuerza Vecinal creció significativamente como organización política, pero en el terreno en donde se supone que es más fuerte, el fracaso de su maquinaria fue notorio”, escribió el analista electoral Eugenio Martínez sobre la derrota de su candidato en el central estado Miranda y a la marcada abstención, de 72% en promedio, de los tres municipios de esa región donde sus alcaldes se reeligieron.

Jorge Rodríguez, presidente del Parlamento venezolano y jefe delegado del oficialismo en la mesa de diálogo de Ciudad de México, abogó por la incorporación de ambos bloques en esas negociaciones. “Hay otra foto opositora”, manifestó el lunes el dirigente, mano derecha de Maduro.

5. Los veteranos al poder

Las elecciones del domingo representaron el regreso al poder de tres exgobernadores experimentados de la oposición: Manuel Rosales, en Zulia, un estado que gobernó entre 2000 y 2008; Morel Rodríguez, en Nueva Esparta, donde había sido electo en 1989, 1992, 1994, 2004 y 2008; y Alberto Galíndez, quien también ganó la gobernación de Cojedes en 1995 y 1998.

6. Zulia, bastión opositor

La oposición ganó ampliamente en el estado con mayor número de electores del país, Zulia. Manuel Rosales, fundador de uno de los partidos más relevantes del bloque opositor, Un Nuevo Tiempo, ganó la gobernación con una diferencia de 17 puntos porcentuales (184.000 votos más) sobre su contrincante, el aspirante a la reelección por el PSUV, Omar Prieto.

Zulia, junto a Miranda, en el centro, son las joyas de la corona del llamado corredor electoral de Venezuela, donde se concentra la mayoría de los votantes. Son estados clave para los diferentes partidos y bloques políticos en un eventual sufragio nacional, como unas presidenciales o unas parlamentarias.

7. El simbolismo de la cuna de Chávez

El Consejo Nacional Electoral modificó su primera proyección sobre las votaciones para la gobernación del estado llanero Barinas y el candidato opositor Freddy Superlano iba a la cabeza de las totalizaciones hasta la última actualización de datos, cerca de las 10:00 de la noche del lunes.

La tarjeta de Superlano superaba por apenas 300 votos a la del abanderado oficialista, Argenis Chávez. Barinas es un estado simbólico para el oficialismo venezolano, pues allí nació el presidente y teniente coronel retirado Hugo Chávez, hermano del candidato del PSUV en las elecciones del domingo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG